Los salarios de marzo se incrementaron un 5 % y se ubicaron por encima de la inflación del mismo período, que fue del 4,8 %, alcanzando los 13,1 puntos de incremento desde que comenzó el año, apenas por encima del índice de precios al consumidor.

De acuerdo con los datos difundidos este lunes por el INDEC, la suba se dio por el aumento del 7,5 % en el sector público, del 4 % en el sector privado registrado, y del 4,3 % en los ingresos de los empleados no registrados. 

De esta forma, el salario real se recuperó apenas unas décimas en la primera parte del año, aunque continúa el retroceso en términos interanuales, período en el que los salarios totales contabilizaron un alza del 32,7 % frente a una inflación del 42,6 % en el mismo período. 

La presión ejercida por la pandemia en la economía y en el mercado de trabajo mantiene por debajo de los niveles de inflación los ingresos de los trabajadores. En el último año, el sector privado perdió 150.000 empleos formales, según el último informe publicado por el Ministerio de Trabajo en base al SIPA.

Desde el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), apuntaron (a propósito de los datos que difundió el INDEC) que “el origen del deterioro salarial se remonta a la segunda mitad del gobierno de Macri”, e indicaron que “la pandemia sólo fagocitó la recuperación del primer trimestre de 2020”.

En esa línea, señalaron que desde la irrupción de la crisis cambiaria de comienzos de 2018 hasta la finalización del mandato de Mauricio Macri, los salarios tuvieron una pérdida del poder adquisitivo cercana al 20 %, mientras que en los primeros tres meses del año pasado recuperaron un 7 %.

Esa fuerte suba inicial decretada por Alberto Fernández a poco de asumir se diluyó con la profunda caída de la actividad económica durante los meses más duros del aislamiento, entre abril y mayo. Luego de esa baja, según CEPA, se produjo una “mantención del poder adquisitivo, incluso a pesar de retracción en el 1° trimestre de 2021 por inflación”.