El gobierno nacional anunció este viernes una rebaja para las exportaciones de pequeñas y medianas empresas industriales y agroindustriales durante un acto en Pilar que fue encabezado por los ministros de Economía, Martín Guzmán, y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

Del acto también participaron el intendente Federico Achaval; el secretario de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores, Guillermo Merediz; el secretario de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa, Ariel Schale; y el secretario de Política Tributaria, Roberto Arias.

La reducción será sobre unas 6.153 posiciones arancelarias que impactarán en casi 3.800 pymes que hayan facturado hasta 3 millones de dólares en el último año.

La iniciativa contempla una desgravación total para ventas al exterior por montos menores a los 500.000 dólares y una reducción del 50 % para aquellas que superen ese monto hasta el millón de dólares. 

«Hoy estamos presentando una medida que apunta a dos ejes fundamentales para el desarrollo de la economía argentina: por un lado, potenciar la producción de las pymes, que generan trabajo sobre la base del esfuerzo y le dan más dinamismo a nuestra economía. Y por otro lado, potenciar el crecimiento de las exportaciones, una condición necesaria para tener una economía tranquila y para abordar los problemas macroeconómicos más fuertes de nuestro país, incluyendo la inflación», destacó Guzmán. 

«Esta medida es parte de un esquema general que se viene trabajando en el seno del gabinete económico. Santiago Cafiero juega un rol muy importante, Matías Kulfas y el resto del gabinete, trabajando en esa línea. Y siempre buscar hacerlo sobre la base de la responsabilidad, sobre la base de la lucidez y sobre la base del respeto», agregó el funcionario, y expresó que el objetivo es «reconstruir las condiciones que necesitamos para tener una economía tranquila, inclusiva, que genera oportunidades, con más dinamismo, que agrega valor, y una economía con más estabilidad que nos da un ambiente para poder tener cada día mejores condiciones para crecer y vivir mejor».

Kulfas, por su parte, indicó que «las pymes son el corazón productivo del país. Explican el 70 % del empleo privado, más del 50 % de las ventas y la producción».

«Es decir, apoyar a las pymes significa fundamentalmente apoyar una estrategia de desarrollo productivo que genere entramados más densos, que dé oportunidades, que genere realmente un mayor proceso de integración social, empleo de calidad y desarrollo de todas las economías regionales», dijo. 

Kulfas destacó que en octubre pasado el Estado realizó un proceso de readecuación de los derechos de exportación «porque notamos que estaba todo mal planteado: no había incentivos adecuados y, de repente, había más derechos de exportación para aquellos que producían materias primas y no para el que agregaba valor en bienes finales». En ese sentido, desde el ministerio detallaron que desde esa fecha se redujeron los derechos de exportación a 5.125 productos industriales y en diciembre se bajaron las alícuotas de 3.641 posiciones arancelarias. «Así, en conjunto con esas medidas, a partir de ahora entre el 75 % y el 80 % de las mipymes exportadoras dejarán de abonar derechos de exportación», señalaron.

El ministro también destacó el reciente lanzamiento del Plan de Desarrollo Exportador Federal que capacita a empresarios pyme para potenciar las exportaciones y alcanza a unas 15.000 firmas. «Ya sea para que empiecen a exportar o para que aumenten sus exportaciones y consigan más mercados, está enmarcado en líneas de financiamiento, donde ya hay más de diez líneas de créditos por 80.000 millones de pesos a tasas subsidiadas», señaló.

El secretario de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores, Guillermo Merediz, resaltó, por su parte, que 3.400 empresas de las 3.800 alcanzadas por la medida no pagarán retenciones, y sostuvo además que se «beneficiará al 50 % de las pequeñas y medianas empresas exportadoras argentinas».