“Veo un montón de cámaras de fotos y televisión. Les pido por favor que saquen esta foto. Acá estamos los que estamos convencidos de lo que hay que hacer en la Argentina, y no va a haber tapa de los diarios ni sentencia judicial que nos haga dejar de hacer lo que debemos hacer en favor de los argentinos”. Desde Ensenada y acompañado a sus costados por la vicepresidenta Cristina Kirchner, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, el presidente Alberto Fernández cuestionó el fallo de la Corte Suprema en favor del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por las clases presenciales en plena segunda ola de la pandemia y defendió la unidad del Frente de Todos. 

“Un juez tiene derecho a querer postular un presidente y votarlo, sin dudas. Lo que no puede hacer es usar las sentencias que tiene que dictar para favorecer a los candidatos que le gustan”, aseveró el mandatario.

Fue durante un acto oficial por la finalización de obras abandonadas por el gobierno de Mauricio Macri en el municipio de Ensenada, donde Fernández en el mayor tramo de su discurso cargó contra el fallo de la Corte, al que calificó de político. El martes, la Corte Suprema se pronunció a favor de la posición del gobierno porteño con respecto a no suspender la presencialidad escolar como una de las medidas para controlar la situación epidemiológica y sanitaria del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

“Me pregunto si cuando toman estas decisiones saben cómo juegan con la vida de los argentinos”, objetó el jefe de Estado, visiblemente enojado. “Creo en y reivindico el Estado de Derecho. Por eso le digo a la Justicia basta, paremos, ya han hecho mucho daño. El Estado de Derecho necesita de una institucionalidad adecuada”, añadió, y más adelante calificó de “decrépita” la decisión del máximo tribunal. En este punto puso como ejemplo la reciente medida cautelar conseguida por las corporaciones contra la Prestación Básica Universal que busca regular los precios en el mercado de las telecomunicaciones.

“Si van a fallar como están fallando, quiero decirles que solo fallan”, reforzó. A su vez, afirmó que la sentencia responde al DNU anterior –no al vigente–, al cual el gobierno porteño se opuso convirtiendo la presencialidad escolar en una batalla política, a pesar de los récords de contagios y muertes que provocó la pandemia en el último mes, y con el apoyo de los principales medios de comunicación.

“Los diarios titulan que el gobierno anunció que no va a respetar una sentencia. Quiero decirles que la respeto pero esa sentencia no resuelve nada, porque están hablando de un DNU que no regía, que no existía, que no causaba ningún efecto. ¿Por qué lo hicieron? No hace falta que les conteste”, continuó Fernández.

“Hay un DNU vigente que nadie ha cuestionado ¿Por qué sobre ese DNU el máximo tribunal del país no dijo nada? ¿Por qué opinó sobre una norma que ya no estaba vigente? Si quieren elegir un candidato vayan y voten pero no usen las sentencias”, pidió.

Críticas a la oposición y al lawfare

En otro fragmento, el presidente también aludió a la oposición de Juntos por el Cambio, en especial, al expresidente Mauricio Macri y a la exgobernadora María Eugenia Vidal. “Estoy en una provincia donde una gobernadora se jactaba de no abrir más hospitales y terminar con el aumento de alumnos en las universidades porque finalmente los pobres no llegaban a las universidades, y mientras cerraban colegios en esos cuatro años”, apuntó Fernández.

“Para todos ellos esto (por las obras inauguradas) es populismo, para nosotros es dignidad. Para todos ellos es un abuso de gasto del Estado, para nosotros es inversión que da mejores condiciones de vida para los argentinos”, diferenció.

En esa línea se manifestó el gobernador Axel Kicillof, quien junto con el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, y el intendente anfitrión, Mario Secco, completaron el grupo de oradores del acto. El mandatario bonaerense relacionó el fallo de ayer con el lawfare y la intervención de la Justicia en asuntos claves de la política, en connivencia con la oposición macrista. 

“El objetivo del lawfare no es solo que estemos en tribunales, es modificar el curso, las decisiones de un gobierno democráticamente elegido. [Los dirigentes de la oposición] se quedan sin argumentos, se quedan sin excusas, no le da bola nuestra sociedad y entonces van a buscar a los jueces para tomar las decisiones que ellos no han podido conseguir por las urnas”, subrayó Kicillof.

Por su parte, el intendente Secco señaló: “Siempre reivindicamos a los presidentes que estuvieron a la altura de las circunstancias y lo veo a Alberto apasionado para dar respuesta en esta pandemia en la que se nos murieron más de 100 ensenadenses”, a la vez que recordó que su partido está cumpliendo 220 años de su fundación.

La iniciativa lanzada hoy prevé finalizar la construcción de 55 mil viviendas abandonadas. Se desarrolla en el marco del programa Casa Propia, Construir Futuro, y está orientada a concluir las obras paralizadas y que formaban parte de diferentes planes o programas de viviendas con aportes del Estado nacional. Se financiará a través de la Ley 27.613 de Incentivo a la Construcción Federal Argentina y Acceso a la Vivienda, aprobada por ambas Cámaras en el Congreso Nacional en febrero pasado.