El subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, seguirá en su cargo. La confirmación de su continuidad fue luego de que circularan durante todo el día operaciones mediáticas que difundían la versión de un pedido de renuncia de parte del ministro de Economía, Martín Guzmán. Sin embargo, desde el entorno de Basualdo negaron ese pedido.

El accionar del Palacio de Hacienda se enmarcaría en las discusiones al interior del gobierno por el precio de las tarifas eléctricas. Según las versiones, para Guzmán los subsidios energéticos deberían proseguir en igual proporción al producto interno bruto, como está previsto en el Presupuesto, por lo tanto, el aumento debería acompañar a la inflación. Así, se centra en cumplir con las metas fiscales.

Por su parte, Basualdo ha reiterado en declaraciones públicas que los aumentos no deben ser superiores a los dos dígitos, para proteger los bolsillos, atendiendo al contexto de la segunda ola y la crítica situación social. Aunque esto sea a costa de un mayor déficit público.

Finalmente, el aumento en las tarifas de energía eléctrica hogareña será del 9 % en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano (Edenor y Edesur). Así le ordenó hoy el gobierno al Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) y regirá desde mayo. Es parte del sendero de descongelamiento del actual cuadro tarifario, vigente desde diciembre de 2019 con la sanción de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva.

Resta saber si habrá un segundo aumento en el año. Desde el ENRE se oponen, mientras que Guzmán planea un incremento del 15 % para todo el 2021 (por lo que restaría una segunda suba para la segunda parte del año, del 6 %), con una segmentación de los subsidios para que lleguen a los sectores más vulnerables.

Las distribuidoras Edenor y Edesur habían presentado al ENRE pedidos de incrementos de 28 % y 34 %, respectivamente, en las tarifas de los usuarios residenciales.

Basualdo depende jerárquicamente de Economía, sin embargo, políticamente responde a la vicepresidenta Cristina Kirchner, al igual que Federico Bernal, interventor del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas). Fue designado en su cargo a fines de octubre de 2020, en reemplazo de Osvaldo Arrúa. Antes, se había desempeñado al frente del ENRE.