Durante cerca de dos horas, Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta mantuvieron una reunión en Olivos, tras un jueves caliente luego del anuncio presidencial en busca de contener la pandemia con nuevas restricciones. A pesar de la resistencia del jefe de Gobierno porteño, el mandatario nacional ratificó las medidas y la nocturnidad estará limitada de 20 a 6 horas, mientras que las escuelas volverán a modalidad virtual por quince días en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) desde el lunes. Mientras desde CABA insisten con la vía judicial para frenar el cierre de los colegios, en la provincia apoyaron la medida.

Rodríguez Larreta no pudo torcer la voluntad presidencial. Este jueves mostró su enojo con las medidas adoptadas por el presidente, centralmente con la vuelta a la virtualidad de las clases. Bajo el argumento de que la «educación presencial, cumpliendo los protocolos, no genera mayor riesgo de contagio», expresó su desacuerdo en conferencia de prensa y este viernes trasladó sus inquietudes al jefe de Estado.

Diez minutos antes de ingresar a Olivos, el jefe de Gobierno porteño presentó una demanda en la Corte Suprema en busca de garantizar la presencialidad en las aulas, pidiendo la declaración de inconstitucionalidad del decreto presidencial. Sin embargo, desde el Poder Judicial descartan un tratamiento exprés, por lo que todo indica que las medidas dictadas por el gobierno nacional prosperarán y desde el lunes, por qiunce días, las clases volverán a la virtualidad.

Tras el encuentro, el presidente ratificó la medida. «Desde que volvieron las clases, la curva de contagios ascendió precipitadamente», argumentó. «Todos los datos científicos dan cuenta de que el problema no ocurre en los colegios. Sí ocurre que detrás de la presencialidad de los alumnos en los colegios se genera un movimiento social que incrementa mucho la circulación ciudadana. Es justamente esa circulación la que provoca que aumente el riesgo de contagio», explicó.

En este marco, detalló que «en el área concreta de CABA el mayor incremento de casos se da entre personas de nueve a diecinueve años. La curva allí es exponencial».

«Le expliqué al jefe de Gobierno que el plan nuestro es reducir durante quince días drásticamente la circulación porque reduciendo drásticamente la circulación vamos a reducir drásticamente los contagios. De ese modo vamos a dar tiempo al sistema sanitario de la ciudad para ir liberando camas de otras patologías y ponerlas en atención exclusiva de enfermos de covid-19», agregó.

Tras la General Paz, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, respaldó las medidas presidenciales. «Las medidas que tomó el presidente Alberto Fernández son las adecuadas, porque la situación cambió por completo y estamos ante una ola más grande y rápida que la del año pasado». «Las políticas tienen que ser dinámicas: no puede ser que el virus vaya más rápido que los cuidados», señaló este jueves en conferencia de prensa.

«Más que nunca necesitamos redoblar los esfuerzos para enfrentar este difícil momento, hacer a un lado las mezquindades políticas y pensar en el pueblo. Como dirigentes, tenemos la obligación de hacer lo necesario para cuidar la salud de todos y todas. Ese es nuestro compromiso», ratificó este viernes.