Por Gabriela Riera*

En Australia, los gigantes tecnológicos Google y Facebook deberán pagar a los medios de comunicación por difundir sus contenidos de noticias, gracias a una ley aprobada en febrero de este año. La legislación -a la que se le incluyeron a última hora varias modificaciones para satisfacer las demandas de las tecnológicas- tiene el objetivo de compensar los ingresos publicitarios que los medios dejan de percibir en favor de las redes sociales y otras plataformas.

Google amenaza, Facebook restringe

Google amenazó con dejar sin sus servicios a los australianos, aunque optó por llegar a acuerdos directos con varias empresas de medios locales. Pero Facebook fue más extremo: por varios meses bloqueó la publicación de noticias de medios australianos en su plataforma; ni siquiera los usuarios podían pegar el link para publicar.

Debido a la recomendación de la Comisión Australiana de la Competencia y el Consumidor (ACCC), el gobierno australiano elaboró la propuesta de ley de negociación obligatoria para los medios de noticias y las plataformas digitales, que fue aprobada por el Parlamento y convertida en ley el 2 de marzo de 2021 con el objetivo de facilitar a las empresas de medios de comunicación una negociación más justa con los gigantes digitales.

Tampoco todo es maravilloso. Esta disputa fue comenzada por un multimedio hegemónico australiano que lideró el reclamo y propició con los legisladores la redacción de la ley que resguarda sus derechos económicos.

En Europa también se usa

Google France y la Alliance de la Presse d’Information Generale indicaron en enero, tras varios meses de negociación, que habían acordado un marco para que la empresa estadounidense negocie acuerdos de licencias individuales con los editores.

Google ya negoció algunos acuerdos directos con medios franceses, como el diario nacional Le Monde y el semanario l’Obs. Francia se convirtió en el primer país en adoptar las nuevas normas de derechos de autor de la Unión Europea (UE), y así obligó la negociación para utilizar su material en internet.

Al principio, Google rechazó pagar por las noticias y afirmó que las empresas de noticias se beneficiaban de los millones de lectores que enviaba a sus sitios web. Pero el año pasado una corte de apelaciones ordenó a la empresa iniciar negociaciones con los editores.

Según el acuerdo marco, los pagos se basarán en criterios como la cantidad publicada cada día y el tráfico mensual de visitas. Google no detalló cuánto dinero se pagaría a los miembros del grupo.

Las empresas de noticias habían presionado en favor de la reforma de los derechos de autor en la UE, temiendo que el periodismo de calidad se viera amenazado por el trasvase de los ingresos por publicidad hacia las grandes compañías digitales.

Sustentables

El debate por la sustentabilidad de las noticias tiene muchas posturas, comenzando por las suscripciones, hasta colaboraciones voluntarias o la simple y clara «monetización» de los espacios, eufemismo de Google, YouTube y otros para rentar espacios dentro del sitio y subastar al mejor postor sus anuncios, algo así como un mercado mayorista de publicidad.

Pero ¿debe el lector pagar por estar informado? ¿La información no debería ser democrática y de acceso público, sin restricciones? Las restricciones a las publicaciones digitales ¿no van en contra de los derechos de libertad de expresión o libertad de prensa?

* Especialista en comunicación digital (UNLP).