Tras la segunda jornada consecutiva récord en casos de covid-19, el presidente Alberto Fernández dispuso una serie de restricciones para contener el avance de la segunda ola de la pandemia. A partir del viernes, en las zonas de alto riesgo se establece el cierre de bares y restaurantes a partir de las 23 hs y se prohíbe la circulación entre las 00 hs y las 06 hs. Además, en el AMBA el transporte público solo podrán usarlo pasajeros trabajadores considerados esenciales y toda la comunidad educativa.

«Solo en los últimos siete días los casos aumentaron un 36 % en todo el país y un 53 % en el AMBA», advirtió Fernández a través de un mensaje grabado en los jardines de Olivos. «Como Presidente de la Nación tengo la responsabilidad política de tomar las riendas y seguir conduciendo al país. Pero en estas circunstancias prima mi condición humana, que me obliga a cuidar la vida y la salud antes que nada», destacó.

Los ejes de las medidas son «cuidar la salud, cuidar la recuperación económica y cuidar todo lo que sea posible la presencialidad en las escuelas», resaltó el mandatario, quien atraviesa la enfermedad.

Fernández detalló que las disposiciones responden a la situación epidemiológica de cada región del país, aunque otras son generales: «Hemos adoptado diversas medidas que regirán para todo el país y otras más específicas que alcanzarán a zonas con mediano y alto riesgo epidemiológico y sanitario».

La segunda ola fue confirmada por el gobierno el lunes, tras la reunión con funcionarios de la provincia de Buenos Aires y CABA. Son 85 los departamentos con alto riesgo epidemiológico en todo el país, lo que abarca unos 25 millones de personas. Hace una semana había 48 departamentos en esta situación, con 12 millones de personas. Entre estos 85, la ciudad de Buenos Aires, 43 municipios de la provincia de Buenos Aires y otras 12 jurisdicciones, que incluyen a los principales conglomerados urbanos del país. Los datos corresponden a un informe del Ministerio de Salud. 

En este marco, otras de las disposiciones para las zonas del país donde hay mayor riesgo epidemiológico y sanitario son la suspensión de actividades sociales en domicilios particulares, al igual que las reuniones sociales en espacios públicos al aire libre de más de veinte personas. Lo mismo para las actividades de casino, bingo, discotecas o cualquier salón de fiestas, y para la práctica recreativa de cualquier deporte en lugares cerrados donde participen más de diez personas.

Por otro lado, a nivel nacional se suspenden los viajes grupales de egresados y egresadas, de estudio y de grupos turísticos.

En otro orden, en las zonas del país consideradas de mediano riesgo epidemiológico y sanitario será facultad y responsabilidad de gobernadores y gobernadoras adoptar medidas que disminuyan la circulación para prevenir los contagios. 

«No me gusta que se haga política con la pandemia, que es una amenaza feroz, que toda la humanidad afronta. La pandemia continúa, está volviendo con más rigor», dijo en otro tramo Fernández. Ayer, minutos después de conocerse el récord de contagios, la mesa nacional de Juntos por el Cambio rechazó de plano las nuevas restricciones. El jefe de Gabinete Santiago Cafiero y el gobernador Axel Kicillof cuestionaron el «oportunismo» y la «irresponsabilidad» de la fuerza opositora.