El efecto de la segunda ola de covid-19 mantiene su curso y la ciudad de La Plata se convirtió en uno de los territorios de mayor delicadeza en el país. El ritmo epidemiológico registrado en la capital bonaerense la ubicó como la de mayor velocidad de contagio en todo el país, y las miradas vuelven a enfocarse en la falta de acción por parte del intendente Julio Garro.

Según los registros del Ministerio de Salud de la Nación, La Plata lidera el ranking de ciudades con más de 300.000 habitantes donde se produjo mayor velocidad de contagios, con 2,23 veces más de casos en los últimos quince días que en la quincena anterior. En ese escenario, desde el sector de trabajadores y trabajadoras de la salud bonaerense dejaron una dura advertencia sobre un posible «colapso en quince días» por la demanda en el sistema sanitario.

«Si sigue esto así, puede colapsar el sistema de salud en quince días, por eso le pedimos a la ciudadanía que tome todas las medidas de prevención ya conocidas a esta altura», expresó el titular de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP), Pablo Maciel.

«Todas las autoridades de los municipios tienen que tomar medidas bien concretas y bien rápidas para ponerle freno a la situación, acotando la circulación de las personas solamente para hacer lo esencial, porque de nada va a servir el esfuerzo que está haciendo el personal sanitario si esta segunda ola se mantiene con esta velocidad, que es bien distinta a la del año pasado», advirtió Maciel.

Mientras tanto, tras enfocarse en disputas políticas y responsabilizar a Provincia por la crisis sanitaria en La Plata, Julio Garro decidió apelar a restricciones a «actividades artísticas y culturales en bares y cervecerías» y el cierre de actividad nocturna a partir de la medianoche. En sus redes sociales, a su vez, delegó las acciones preventivas «si se avanza con la vacunación».

Este gesto fue tomado con malestar en la esfera política, debido a la falta de acciones municipales para generar conciencia, la nulidad de controles en el espacio público y recursos en los centros de atención. «En La Plata la vacunación va por encima del promedio provincial, pero el ritmo de contagio es el peor. Por eso el problema no está en la vacunación sino en los cuidados, prevención y controles, que son claves para frenar los contagios y por los que el Municipio no hace nada», expresó este martes la legisladora bonaerense Florencia Saintout, del Frente de Todos.

En esa misma línea se pronunció el Frente de Todos platense, que ya ha hecho públicas sus exigencias a la Municipalidad por poner en marcha medidas integrales para extremar la prevención. El intento de Garro por tensionar con la campaña de vacunación de Provincia y Nación es una maniobra que desde el bloque de concejales han criticado. «La Plata encabeza la lista de ciudades con más cantidad de vacunas aplicadas en la provincia. Sin embargo, tenemos la mayor cantidad de contagios. Claramente están fallando las medidas de prevención y cuidado, y no hay un gobierno municipal a la altura de las circunstancias».