En plena alerta por la escalada de contagios de covid-19 dentro de la mentada segunda ola de la pandemia, la ciudad de La Plata se presenta como uno de los epicentros más preocupantes de la provincia de Buenos Aires. Fiestas clandestinas, espacios públicos desbordados de gente y nulo control de la nocturnidad constituyeron la postal que dejó el último fin de semana largo, cuando la capital bonaerense registró una tasa de contagios 120 % mayor que el pico de la más alta de 2020.

Tras los feriados de Semana Santa, las primeras imágenes de este lunes fueron la de largas filas en establecimientos de salud locales, como el Hospital Italiano o el San Juan de Dios, con decenas de personas a la espera por consultas o para acceder a un hisopado. A ello se sumó el amontonamiento en dependencias de la propia Municipalidad, hecho que también fue señalado en las redes sociales.

«La ciudad pasa por un momento crítico con pico de contagios y en las oficinas municipales de 20 y 50 se vive un amontonamiento de gente adentro y afuera. El intendente Garro debe tomarse esto en serio y entender que a la segunda ola se la enfrenta con medidas concretas y recursos», fueron las palabras expresadas por la legisladora provincial Florencia Saintout, del Frente de Todos.

«Estas imágenes llegan después de un fin de semana con récord de casos, fiestas clandestinas (pero a la vista de todxs), plazas y parques estallados sin personal dedicado a la prevención. Desde el FdT seguimos esperando una convocatoria seria, sin mezquindades ni anuncios vacíos», añadió Saintout, en referencia a las fotos de aglomeraciones que se hicieron virales el lunes.

En La Plata los números son críticos: entre el lunes 29 de marzo y el domingo 4 de abril se registraron 3.482 contagios. Según la Sala de Situación del Ministerio de Salud bonaerense de la semana pasada, la capital bonaerense tuvo 653 nuevos contagios el lunes, mientras que entre el martes y miércoles se contabilizaron 1.635 casos, es decir, un 25 % del total del mes.

Asimismo, la falta de recursos en las dependencias sanitarias locales se combina con el abandono de los Comités de Crisis o la suspensión del operativo Detectar por orden de la propia gestión de Garro. Las campañas preventivas, mientras tanto, son sostenidas en la ciudad por organizaciones populares de manera voluntaria. Estos son algunos de los puntos que el bloque platense del Frente de Todos denunció a través de un comunicado, donde exigen a la Comuna que tome medidas inmediatas en sintonía con lo realizado desde Provincia y Nación.

«Exigimos respuestas serias y contundentes a problemas serios. La Plata atraviesa la segunda ola, necesitamos volver a trabajar en conjunto con todos los actores sociales y políticos, en cada barrio de nuestra ciudad», manifestó la concejal platense del Frente de Todos Yanina Lamberti.

En tanto, los señalamientos a Julio Garro tomaron mayor volumen ante la decisión del mandatario de impulsar un «timbreo» en la zona de Plaza Moreno, gesto que fue tomado como un montaje de campaña ante la prensa, con fines electoralistas. En ese marco, concejales y legisladores bonaerenses del Frente de Todos emitieron un comunicado donde exhortaron al jefe comunal a que «abandone los discursos oportunistas y se sume a la gestión» para trabajar de manera conjunta con las diferentes fuerzas políticas.

«Nuestra ciudad está protagonizando una suba récord de casos de covid-19, superando incluso a La Matanza, con un tercio de su población. El Municipio debe hacerse cargo de esta dura situación», denunciaron a través del comunicado.