Por Ramiro García Morete

Las canciones saben contener en superficie o entre líneas disparadores, preguntas y respuestas que las hacen nuevas cada vez. Pablo Matías Vidal (vocalista de la banda) se suma a la propuesta, concreta y a la vez abierta como una buena canción: el propio repertorio a cargo de la entrevista.

  1. “Educado a la distancia/ cruzan fechas sin venir este estado de añoranza, no/ tiene un techo para mí…” (“Educación a distancia”):  ¿Cómo impactó e impacta a la banda la modalidad virtual, ya sea para componer como para mantenerse activos?

Nos adaptamos, al igual que todo el mundo. Al principio mantuvimos el mismo día y hora del ensayo pero en lugar de ensayar hacíamos un Zoom y tratábamos de seguir haciendo planes: así nacieron la edición de «Hangar» y «Alfileres de colores». En mi caso particular pude componer unas cuantas canciones nuevas y a través de una carpeta de Drive fui compartiendo el material con los chicos y entre todos fuimos eligiendo y viendo qué rumbo darle a esas canciones. Por suerte en la continuidad del 2020 pudimos volver a los ensayos y dinamizar un poco todo ese espectro virtual que, si me preguntás, desearía no tener que volver a atravesar.

2. La tele refracta disparos/ los amos del fotomontaje” (“Foto montaje”): ¿qué lugar le dan a la imagen?¿Ya sea desde las fotos, videoclips, contenidos? ¿Les gusta, les cuesta?

Tenemos dos grandes aliados en nuestra relación con lo visual que son Pablo Libera (diseñador y creador de nuestra estética visual) y Manuel Cascallar (un Fotógrafo con mayúsculas, un artista con quien pudimos trabajar varias veces). En nuestro último simple (Alfileres de colores) trabajamos con la artista visual Cecilia Codoni y para el videoclip de «Hangar» nos encerramos en un galpón en pleno ASPO con Catriel Mártire. Nos gusta ir dialogando con las visiones que tenemos acerca de las canciones, y en función de nuestro presupuesto vamos realizando videos o contenidos visuales que complementen la obra.

3-“ Cada vez que voy persiguiéndome/ sufro por no estar donde estoy” (“Asia Menor”): ¿Cuál sería el lugar ideal para Los Valses?

Cualquier lugar con espacio para una batería y 220 para enchufar 3 amplificadores. Lo demás va fluctuando y está bien que sea así.

4-“ Tu autoridad/ pasa por no sentir” (“Alfileres de colores”): ¿Qué músicas o artistas les han tocado la piel o sensibilizado últimamente?

Los Hermanos Laser de Uruguay, las canciones de Paula Trama & Los Besos, el disco «Las doce mínimas» del  Tano Caccavo y vengo arrastrando desde la cuarentena una pasión creciente por las bandas del folk rock norteamericano de los 70 (CSNY, The Band, todo lo que haya grabado Neil Young, Joni Mitchell y un larga serie de etc.).

5–“Cuando las cosas no salen/ se vienen encima los vientos/ los responsables del clima/ conspiran desde el firmamento/ por equis motivo/ yo sigo arreglándomelas” (“Por equis motivo”): ¿Cuál es el motivo de tener una banda, hoy en día o siempre?

Estoy leyendo la autobiografía de Keith Richards y justo mientras pensaba en esta pregunta llegué a un párrafo donde él lo explica con precisión, así que además de suscribir a sus palabras las voy a transcribir: «En determinado momento te das cuentas de que abandonaste el planeta por un rato y nadie puede tocarte. Estás elevado porque estás con un grupo de tipos que quieren hacer exactamente lo mismo. Y cuando funciona, baby, eso te da alas. Te fuiste a un lugar en el que la mayoría de la gente nunca estuvo; estás en un lugar especial. A partir de ese momento tu único deseo es volver de nuevo a ese lugar y volver otra vez y después hay que aterrizar de vuelta y al aterrizar estás destruido. Pero estás queriendo volver todo el tiempo. Es como volar sin licencia».

(Foto: Manuel Cascallar)