En medio de la creciente ola de contagios, que ubica a La Plata como uno de los lugares de mayor alerta en la provincia, el intendente Julio Garro decidió reflotar las confrontaciones políticas con el Frente de Todos en relación con la campaña de vacunación. Y acorralado por las protestas de trabajadores cooperativistas que ahora acampan en las puertas de la Municipalidad, también decidió desacreditar las manifestaciones.

«En la invitación a pase, aceptó un 97 %. El otro 3 % es rehén de punteros políticos. Por eso hay denuncias presentadas. Nosotros queremos que esos trabajadores empiecen a trabajar en la Municipalidad y no dependan de un puntero de un barrio», fueron sus declaraciones a FM Cielo. El mandatario no solo puso en duda la legitimidad de las demandas, sino que las adjudicó a «punteros barriales».

«Yo asumo públicamente que no voy a despedir a ningún trabajador municipal que vaya a laburar y cumpla con su trabajo, como no lo haría con ningún cooperativista que labura», expresó Garro en pleno desarrollo del conflicto.

Lo cierto es que, tras una multitudinaria movilización hacia la Municipalidad, los cooperativistas decidieron mantener un acampe en las puertas del palacio comunal, hasta tanto reciban respuesta del intendente. Desde el sector reclaman que se rediscutan las condiciones del mentado pase a planta caso por caso, ya que aseguran que es discriminatorio y perjudicial en algunos casos.

Mientras su imagen se ve salpicada por los escándalos de funcionarios como Mauro Palummo o Carolina Píparo, Garro ahora apuesta a recrudecer las agresiones al oficialismo. En este caso, decidió volver a reavivar las acusaciones hacia «militantes de La Cámpora» en torno a la campaña de vacunación, tal como lo hizo semanas atrás, al adjudicarles a dirigentes y militantes voluntarios un supuesto manejo ilegítimo de la campaña.

«Vacuna La Cámpora. Capacitaron vacunadores y los contrataron», expresó en declaraciones radiales. «La gente va a la salita y, para sentirnos útiles, los cargamos en la página para que los llamen. Cuando llega el turno le vamos a avisar. Están pagos todos nuestros centros de salud y no los usan, por razones políticas partidarias no las usan», señaló el mandatario.

Cabe recordar que el macrismo platense ya había lanzado ataques al Frente de Todos local, a cuyos concejales llegó a acusar de impulsar vacunaciones ilegítimas y aplicar vacunas sin autorización. Tal fue el caso de los señalamientos sobre Yanina Lamberti y Guillermo Cara, contra quienes iniciaron una campaña de desprestigio político y mediático.

La apuesta de Garro a arremeter contra el gobierno a través de los medios de comunicación fue repudiada por la legisladora bonaerense Florencia Saintout, del Frente de Todos. «Pico de casos de covid, conflictos de cooperativistas, funcionarios violentos. Mientras muchos temas esperan una resolución, Garro visita a sus referentes de la política y se pasea por estudios de TV. La ciudad se descontrola, pero el intendente está en modo campaña», expresó Saintout en referencia a un encuentro que mantuvo Garro con Horacio Rodríguez Larreta y que luego difundió a través de sus redes sociales.