El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, anunció este viernes un aumento del 7 % en la tarifa eléctrica a partir de abril y el envío de dos proyectos en el marco del Plan de Recuperación Productiva: una moratoria para el pago de deudas patrimoniales y un régimen simplificado de ingresos brutos para monotributistas. Estas dos iniciativas son consideradas clave para el Plan de Reactivación Productiva.

Mientras continúan las audiencias nacionales para la transición tarifaria, con las empresas del área metropolitana pidiendo incrementos de hasta 157 %, Kicillof, junto al ministro de Hacienda y Finanzas, Pablo López, y el subsecretario de Energía, Gastón Ghioni, anunció un incremento para el interior bonaerense.

«Estamos anunciando un aumento de 7 % en la tarifa final a partir del 1° de abril e iniciar con ellos un período de negociación y empezar a definir costos e inversiones necesarias hacia adelante. Esas inversiones van a garantizar el sostenimiento de la red», expresó Ghioni.

El titular de Energía aclaró los alcances de este incremento. «Nosotros nos estamos refiriendo al 40 % de la provincia, que se explica por las cuatro empresas provinciales más cooperativas. Nos estamos refiriendo a esos usuarios, no a Edenor y Edesur», dijo en relación con las empresas del área metropolitana que se encuentran discutiendo los aumentos ante el Ente Nacional Regulador de la Electricidad.

Asimismo, recordó el congelamiento de precios y el freno a los aumentos que había dispuesto María Eugenia Vidal, que hubieran significado un incremento de 217 % para los usuarios. «Durante todo este período de congelamiento hubo 48.000 millones de pesos que los usuarios no pagaron en tarifas que fueron mejora de sus ingresos, que volvió a los comercios», sostuvo.

«En 2017 firmaron las revisiones tarifarias integrales, que son acuerdos de pago e indexación de las tarifas que implicaban un aumento posterior al cambio de gobierno que significaría hoy anunciar un aumento del 217 % para cumplir las revisiones que había dejado firmadas Vidal. Tendríamos que triplicar las tarifas. Obviamente, eso es imposible», dijo Kicillof en la misma línea.

El gobernador recordó los tarifazos de la gestión anterior, con incrementos de hasta 3.500 %. En ese contexto, expresó que «llevamos adelante auditorías porque dolarizaron y subieron escandalosamente las tarifas, pero no controlaron que las empresas realizaran las inversiones a las que se habían comprometido, por lo cual no mejoraron los servicios, sino que aumentaron sus ganancias».

«Nuestra función desde el Estado es controlar que las empresas realicen las inversiones comprometidas para mejorar el tendido eléctrico, al tiempo que se paguen tarifas justas y razonables», detalló el gobernador, en tanto que anticipó que «ya se está trabajando para iniciar en 2022 una nueva revisión integral que cumpla con esos principios».

«La cuestión de la deuda y los acuerdos y compromisos con el sector energético son dos yunques que quedaron del gobierno neoliberal de Macri y de Vidal. En los dos casos, impagables. Dejó una deuda impagable para el Estado provincial y tarifas impagables, con aumentos que iban a volverse impagables para los hogares y las empresas de la provincia», manifestó el gobernador.

En relación con la deuda, Kicillof destacó que «en solo cuatro años endeudaron a la provincia en 5.000 millones de dólares, lo que implicó más del doble de la deuda que se había tomado en los ocho años anteriores». «Además de cambiar la composición del endeudamiento provincial, el 90 % de los vencimientos correspondían a la siguiente gestión, generando compromisos impagables», agregó. «Asumimos esa situación y desde el comienzo entablamos contacto para lograr un consenso con los bonistas», aseguró.

Por otro lado, el gobernador anunció dos proyectos impositivos de moratoria, una para el pago de deudas patrimoniales y otra para los agentes de retención de la provincia, que llegarán a la legislatura. Asimismo, dedicó un anuncio a los monotributistas bonaerenses.

«Incluyen un régimen de moratoria para el pago de deudas patrimoniales que abarca a 3 millones de contribuyentes particulares y a más de 5.000 empresas, y un régimen simplificado de ingresos brutos para un millón de monotributistas que elimina la obligación de presentar una declaración jurada mensual y los excluye del régimen de retenciones», sostuvo, y agregó: «Se permite también a los municipios que decidan adherir la posibilidad de incluir el pago de la tasa de seguridad e higiene en la misma boleta, para simplificar la burocracia y facilitar el proceso», dijo.

«Lo que hemos encontrado en materia de deuda y tarifas se puede sintetizar en los resultados que se obtuvieron durante cuatro años: para especulación y las empresas, todo; para los usuarios y la provincia, nada», concluyó Kicillof.