El conflicto entre la gestión de Julio Garro y los cooperativistas sigue agudizándose, luego de la denuncia del intendente a quienes se encuentran acampando desde el martes en las puertas del Palacio Municipal. En tanto, Oscar Negrelli, a cargo de las negociaciones con el sector, tildó de «terrorista» a una periodista que le preguntó por las modalidades de contrato. 

Este martes, el intendente decidió presentar una denuncia contra el Movimiento Popular La Dignidad Confluencia, que desde el martes acampa en el Municipio en protesta por las condiciones establecidas para el pase a planta temporaria de las y los cooperativistas que prestan servicios para la Comuna. En su presentación a la Justicia, Garro apuntó contra los referentes de dicha organización por «entorpecimiento de transporte terrestre y daños».

La respuesta de La Dignidad fue otra denuncia al jefe comunal por «abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público». La denuncia del dirigente Javier Burreli apunta contra Garro porque «en el ejercicio de sus funciones ha realizado deliberadamente actos que no son de su específica función y calidad institucional que ostenta por mandato del pueblo, excediéndose en sus facultades como tal». Asimismo, la organización persiste en el acampe y en el corte en calle 12, a pesar de las lluvias.

Sin embargo, la nota del día la dio el secretario de Coordinación Municipal, Oscar Negrelli, el hombre designado por Garro para llevar adelante las reuniones con el sector. En el Día del Trabajador de Prensa, el funcionario platense brindó una entrevista a la radio local Cadena Río a propósito del conflicto. Comenzó cuestionando el reclamo de «10 personas en la calle» y destacó que no son contratos a tres meses «como engaña pichanga, sino que son las formas que establece la Administración Pública».

Al ser consultado por la conductora, Florencia García Marín, si estos contratos serían en primera instancia por abril, mayo y junio, Negrelli la cruzó duramente. «No te lo voy a permitir. Te pido que no desvirtúes las cosas. Vos estás haciendo terrorismo, estás jugando con el trabajo de la gente», apuntó el funcionario platense. «Me parece una falta de respeto total lo que estás diciendo», cuestionó.

Vale recordar que la semana pasada Contexto dio a conocer las condiciones laborales con las que el Municipio pretende el pase a planta de las y los cooperativistas, las cuales fueron notificadas a las organizaciones por el propio Negrelli, según explicaron a este medio referentes del sector, quienes manifestaron su descontento al conocer que iniciarán «con contratos a tres meses y salarios de 12.500 pesos».

La conversación radial siguió con García Marín, quien replicó: «Me parece una falta de respeto. Usted es un funcionario de la Municipalidad y tiene que tranquilizarse. A mí no me falta el respeto». 

Una vez calmado, Negrelli se refirió al conflicto en sí, explicó los «beneficios» que tendrá el pase a planta para los trabajadores y volvió a poner el foco en el ingreso por tres meses, «porque así lo dice la ley», y remarcó que tendrán los mismos derechos que los trabajadores de planta permanente. Asimismo, se refirió a la protesta en las puertas del Municipio como una «extorsión» de un «grupo minúsculo».

Sobre el final, García Marín lamentó la «prepotencia» del funcionario, quien la tildó nuevamente de «terrorista» y la envió a «informarse, capacitarse» para hacer periodismo. «Estudien, muchachos», cerró Negrelli.

Las declaraciones generaron un fuerte revuelo y un gran repudio en las redes, principalmente de periodistas de medios locales, provinciales, comunitarios, privados y universitarios, quienes se solidarizaron con García Marín.