La actividad económica cayó un 9,9 % durante 2020, según informó este martes el INDEC, un número menor al esperado tras la peor etapa de la pandemia. De acuerdo con los datos publicados por el organismo, durante el último trimestre de 2020 el PBI creció un 4,5 % en la serie desestacionalizada contra el trimestre anterior, pero se ubicó un 4,3 % por debajo del último trimestre de 2019. 

«En la comparación con el tercer trimestre, en términos desestacionalizados, se observaron subas en todos los componentes de la demanda agregada, con excepción de las exportaciones (-8,7 por ciento)», señala el informe del INDEC, y detalla sobre el resto de los componentes: «La formación bruta de capital fijo aumentó 17,3 por ciento, el consumo privado creció 4,2 por ciento y el consumo público se incrementó 1,3 por ciento. Por su parte, las importaciones aumentaron 14,1% por ciento». 

En cambio, en la comparación con el mismo período de 2019, la relación se invierte y el único componente con resultado positivo es el de formación bruta de capital fijo, con un avance del 15,9 %. «Las caídas en el consumo privado, el consumo público y las exportaciones se ubicaron en 8,1 por ciento, 2,6 por ciento y 32,5 por ciento» en términos interanuales. 

En la variación acumulada de 2020 (-9,9 %), el INDEC informó que todos los componentes mostraron bajas: comparados con el año anterior, el consumo privado se contrajo 13,1 %, la formación bruta de capital fijo cayó 13,0 % y las exportaciones 17,7 %. En cuanto a las importaciones, disminuyeron 18,1 % respecto de 2019. 

«Por el lado de la oferta, sólo mejoraron su performance los sectores de Electricidad, gas y agua (+0,9 por ciento i.a.) e Intermediación financiera (+2,1 por ciento i.a.)», sostiene el informe. En este caso, los catorce sectores restantes mostraron bajas, y las más importantes fueron: Transporte, almacenamiento y comunicaciones (-17,0 %) e Industria manufacturera (-7,7 %). También se destacaron las caídas en Hoteles y restaurantes (-49,2 %) y Otras actividades de servicios comunitarias, sociales y personales (-38,9 %), particularmente afectados por las medidas restrictivas para evitar la propagación del virus durante 2020. 

«Pese a los estragos producidos por la pandemia, los números finales de la economía mostraron una caída menor a la proyectada por analistas privados y sectores de la oposición», señalaron en un informe desde el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), y destacaron que los números se asemejan al desempeño de otras economías importantes en el mundo, también afectadas por la pandemia, como Italia (-8,9 %), Inglaterra (-9,9 %), India (-10,3 %), o España (-11,0 %).

«La evolución por actividad es dispar: el comercio, la construcción y la industria compensan, en parte, la sensible caída en actividades que aún no pueden funcionar a pleno, como hoteles, restaurantes, transporte y actividades culturales», analizaron desde el CEPA, y destacaron que en el cuarto trimestre de 2020 el consumo privado fue el componente con peor desempeño, «lo que reconfirma la necesidad de recuperar el salario real como motor de la demanda agregada».