Foto InfoblancoSobreNegro

Luego de conocerse las condiciones del pase a planta temporaria anunciado por el intendente Julio Garro, cooperativistas que prestan servicio para la Comuna volvieron a rechazar los magros salarios y las pésimas condiciones laborales que plantea el Ejecutivo local y comenzaron un acampe frente al Palacio Municipal que se replicará durante toda la semana, según advirtieron a este medio las organizaciones convocantes .

La semana pasada, Contexto dio a conocer las condiciones laborales con las que el Municipio pretende el pase a planta de las y los cooperativistas, con salarios de 12.000 pesos y contratos a tres meses, pautas que deberán ser aceptadas por el sector, según advirtió el secretario de Coordinación Municipal, Oscar Negrelli, quien señaló que quienes no acepten «se quedan afuera». La noticia no cayó bien en el sector, que manifestó su profundo rechazo con movilizaciones en las delegaciones y declaraciones a la prensa.

Tras esto, la Comuna canceló la reunión que tenía prevista con las organizaciones para el viernes. Según consignaron a este medio referentes sociales, desde el Municipio se refirieron a las declaraciones vertidas y decidieron pasar el encuentro para este lunes, pero nuevamente fue cancelado, por lo que un sector decidió movilizarse al Municipio en busca de una reunión que destrabe la situación.

«Vamos a realizar cuatro movilizaciones con acampe de acá hasta el viernes reclamándole al intendente Julio Garro que nos atienda y que atienda nuestras inquietudes y nuestros reclamos», manifestó este martes a Contexto Javier Burelli, dirigente del Movimiento Popular La Dignidad Confluencia.

Vale destacar que a los contratos de 12.000 pesos mensuales por tres meses se le suma el no reconocimiento a la antigüedad que ya tienen como cooperativistas. Además, la Comuna se niega a contratar a personal mayor de cincuenta años, por lo que muchos trabajadores y trabajadoras podrían quedar sin trabajo.

Sin embargo, el malestar central está en los salarios a la baja. Si bien la oferta representa una mejora salarial, desde el sector destacan que sigue siendo un «salario magro» y que desde la Comuna les advirtieron que el pase a planta es incompatible con otros ingresos que tienen hoy muchos de los trabajadores, como la asistencia de la Tarjeta AlimentAr o programas del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, como el Salario Social Complementario o Hacemos Futuro. Estos dos últimos significan un ingreso mensual de unos 10.000 pesos.

«La protesta tiene que ver con el pase compulsivo a planta con contratos a muchos compañeros cooperativistas sin tener en cuenta un montón de tintes y cuestiones que pueden definir la buena o la mala estabilidad económica de muchos compañeros», sostuvo Burelli.

Al igual que el grueso de las organizaciones y cooperativistas, desde el Movimiento Popular La Dignidad Confluencia destacaron que no están «criticando el pase a planta», porque «la formalización laboral de compañeros con proyección de futuro es algo muy positivo», pero «el problema que tenemos con el señor intendente es que los contratos son por tres meses y no aseguran estabilidad laboral», manifestó Burelli.

Asimismo, el dirigente criticó que la Comuna «no contempla la parte económica», teniendo en cuenta «que muchas personas trabajan a la mañana en la cooperativa y a la tarde en los programas del Estado nacional», realizando diversas tareas comunitarias, lo que genera un mayor ingreso.

En ese sentido, las y los cooperativistas reconocen la importancia y la necesidad del pase a planta, pero plantean que el Municipio debe atender otras cuestiones básicas, como garantizar salarios superiores, el reconocimiento de los años de antigüedad y contratos prolongados.

Por su parte, Garro publicó el lunes a la noche en sus redes un encuentro con cooperativistas que pasarán a ser parte del Municipio, señalándolo como «un paso más hacia el objetivo de lograr mayor empleo de calidad, con más inclusión y equidad social». Desde las organizaciones manifestaron desconocer a quienes participaron del encuentro y reclamaron uno con el intendente.

Lejos de ello, el jefe comunal fue más allá y, al apostarse las organizaciones en el Palacio Municipal, apuntó directamente contra ellas desde su Twitter: «Los platenses tenemos que soportar otro corte por parte de especuladores que increíblemente no quieren que cooperativistas pasen a la planta municipal. Todos deberían anhelar que un trabajador acceda a obra social, jubilación, vacaciones, aguinaldo, estabilidad, etc. ¡Lamentable!».

«El intendente tiene mucho tiempo para tuitear pero no tiene tiempo para darnos respuestas y dar la cara para buscar soluciones que sean reales y concretas», criticaron desde el acampe, donde advirtieron que desde la semana pasada notificaron a la Comuna de la protesta. «Nadie nos llamó ni nos atendió. Nosotros no cortamos porque sí, nos obligan a cortar porque son funcionarios que se niegan a hablar con la gente», concluyó Burelli.