A una semana de la intimidación del Municipio a manteras y manteros del centro platense, se viven horas decisivas para quienes trabajan en la vía pública, luego de reunirse con autoridades de la Comuna, quienes por lo pronto accedieron a frenar los operativos de control.

Vale recordar que el viernes pasado el Municipio dio un ultimátum de cinco días para que se inscribieran en el Registro de Puesteros comunal y amenazó con arrestos y multas de hasta 266.500 pesos si no se retiraban de las calles. Tras la repercusión mediática, reforzó con carteles la advertencia de la prohibición de la venta ambulante y convocó a una mesa de diálogo.

En la misma, referentes de los manteros y manteras se reunieron con el secretario de Seguridad, Darío Ganduglia, de quien depende Control Ciudadano, el organismo municipal que ha llevado adelante en los últimos años importantes operativos contra la venta ambulante. En el encuentro, desde la Comuna insistieron en la necesidad de inscribirse en el mencionado registro y de allí pasar al predio comercial de Altos de San Lorenzo.

En este marco, las y los referentes volvieron a manifestar su negativa. Vale destacar que el predio de calle 80 es privado, y para acceder al mismo deben pagar un canon mensual y otro diario por limpieza, costos muy superiores a las ganancias que hoy obtienen en las calles del centro platense.

Según informaron desde la Asociación de Manteras en Plaza San Martín, a Ganduglia le manifestaron también su preocupación por la avanzada del Municipio y le exigieron que no vuelva a suceder «lo de 2019», en referencia al gran despliegue policial que valló la mencionada plaza e impidió el trabajo por semanas.

Asimismo, la intención de las y los feriantes es que el diálogo vaya más allá del área de Seguridad y puedan sentarse a negociar con otros sectores, como la Secretaría de Producción, conducida por Rogelio Blesa, con el cual buscarán reunirse en los próximos días.

Previo a la reunión con el funcionario municipal, este martes referentes de las manteras mantendrán una nueva reunión interna para consensuar estrategias y llevarles alternativas a la Comuna. Una de las que podrían llegar a aceptar es ir al mencionado predio, pero solo los fines de semana, siempre y cuando les habiliten la posibilidad de trabajar el resto de los días en el centro platense.

«No tenemos problemas en regularizarnos, en pagar un monotributo, en mejorar las condiciones de trabajo, porque es lo que queremos», manifestó Gladys, referente de las manteras de la Asociación, quien detalló que están armando nuevamente un proyecto de feria para presentar a la Comuna. En este marco, detalló que «mientras dure la negociación, el Municipio se comprometió a que no nos iban a desalojar de nuestros trabajos e íbamos a poder seguir trabajando».