Se viven horas de tensión en la provincia de Jujuy, donde el gobernador Gerardo Morales ordenó el miércoles una violenta represión contra vecinos y vecinas del barrio Campo Verde, quienes intentan defender un histórico predio deportivo local contra el avance del gobierno provincial con una obra. Ante la protesta por parte de los pobladores, el mandatario de Juntos por el Cambio ordenó una represión con balas de goma, gases y latigazos que luego derivó en detenciones, seguida de una militarización del lugar.

Durante el transcurso de la tarde del jueves se desarrolló una masiva movilización popular por parte de la comunidad vecinal, en respuesta a la represión desatada por la gestión local. «Basta de represión» fue la consigna que llevaron, apoyados por organizaciones políticas y gremiales.

«En el día de hoy, la policía de la provincia de Jujuy reprimió violentamente a vecinos del barrio Campo Verde, que reclamaban para mantener una cancha de fútbol histórica de la zona que el gobierno quiere usar para otros fines», fue el pronunciamiento inmediato por parte de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, a cargo de Horacio Pietragalla, tras consumarse la represión del miércoles.

La noticia del conflicto que se mantiene desde hace días en ese barrio de San Salvador de Jujuy quedó tapada de la agenda de los grandes medios, que se centraron en seguir minuto a minuto la búsqueda de Maia Beloso. Lo cierto es que la represión, que incluyó una cantidad aproximada de trescientos efectivos, logró obtener visibilidad a través de redes sociales, mediante el apoyo y pedidos de difusión por parte de organizaciones sindicales y militantes.

Los vecinos de la zona se encuentran desde hace días en pie de protesta ante el avance de las obras de construcción de una escuela en el lugar, donde hasta ahora funcionaba una canchita de fútbol. Tras realizar una permanencia en el predio para impedir el avance de la obra, la Policía de la provincia desplegó el violento operativo hacia la comunidad, donde había niños, mujeres y adultos mayores. Las imágenes de la Policía Montada reprimiendo niños no tardaron en hacerse viral en las redes.

Además del saldo de cinco detenidos, el operativo dejó varias personas lesionadas que debieron ser atendidas por el SAME. «Los detenidos identificados hasta ahora en la represión de Jujuy son Hugo García, Víctor Pica, Juan Carlos Cruz y Hugo Armando Cesárea, pero hay muchos más que la policía no nos permite identificar», informó durante las últimas horas del miércoles Alejandro Garfagnini, referente de la organización popular Tupac Amaru.

La acción ordenada por Morales no tardó en ser repudiada por diferentes voces de funcionarios y dirigentes políticos, como también por parte de agrupaciones de derechos humanos y canales de prensa alternativa, que salieron a pronunciarse ante el silenciamiento mediático. «La policía de Gerardo Morales reprimiendo a niños en Jujuy es una de las escenas más triste que hemos visto en democracia. Exigimos el cese inmediato de la represión, la libertad de los detenidos y el respeto al pueblo jujeño», manifestó el diputado nacional y referente de la CTA, Hugo Yasky.

«En 1991 hubo gente que intentó tomar estos terrenos. Entonces, la comunidad se organizó y estuvieron 21 días acampando para defender el espacio público, para que no se los tome y se los resguarde en favor de la comunidad. Así como hoy estamos defendiendo la cancha, siempre defendió la comunidad cada espacio público del barrio Campo Verde», relató días atrás un poblador de Campo Verde, en diálogo con La Voz del Cerro.