El 1° de marzo, en la apertura de Sesiones Ordinarias del Concejo Deliberante, Julio Garro prometió el pase a planta municipal temporaria a cooperativas que prestan servicios para la Comuna, un anuncio que sorprendió a todo el sector, que este martes ya conoció las primeras condiciones laborales planteadas por el Ejecutivo local. Las novedades causaron disgusto en el sector y generaron temor a despidos.

Fue el secretario de Coordinación Municipal, Oscar Negrelli, el encargado de contar a los cooperativistas las condiciones del prometido pase a planta. Según relataron quienes asistieron a la reunión a Contexto, se trata de contratos por $ 12.000 a tres meses y sin reconocimiento de la antigüedad que ya tienen como cooperativistas. Asimismo, desde la Comuna plantearon la imposibilidad legal de contratar a personal mayor de 50 años, por lo que muchos trabajadores y trabajadoras podrían quedar sin trabajo.

Según detallaron a este medio, la advertencia de Negrelli fue que si no aceptan la propuesta «se quedan afuera», lo que generó un fuerte malestar entre las y los trabajadores, que el viernes volverán a reunirse con el funcionario municipal. Este martes, incluso, en la delegación de Ringuelet se desató la primera de las protestas.

El malestar central de los cooperativistas está en la posibilidad de despidos, así como también en los salarios a la baja. Vale recordar que hoy un cooperativista que presta servicio a la comuna está percibiendo un promedio de $ 8.000 mensuales por unas cinco horas diarias trabajo. Si bien la oferta representa una mejora salarial, desde el sector destacan que sigue siendo un «salario magro» y que desde la Comuna les advirtieron que el pase a planta es incompatible con otros ingresos que tienen hoy muchos de los trabajadores, como la asistencia de la Tarjeta AlimentAr o programas del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, como el Salario Social Complementario o Hacemos Futuro. Estos dos últimos significan un ingreso mensual de unos $ 10.000.

«Lo que plantean desde la Municipalidad es que los que no estén en el marco de la propuesta los van a dejar afuera. Los que no se sumen a la propuesta de cambio de cooperativistas a planta temporaria se les daría de baja en tres meses», explicaron referentes de una de las organizaciones que participó del encuentro con Negrelli.

El no reconocimiento de los años de antigüedad es otro de los problemas, que hoy se materializa en las deudas de monotributo que mantiene la Comuna. «Esto es una discusión que se viene teniendo. Ellos lo que plantean es que desde ahora es todo de cero, como si se hubiese ingresado ahora y en este marco de situación: sin querer pagar los monotributos y sin querer resolver las cuestiones que hay que resolver sí o sí», manifestaron desde el Movimiento Surge.

Protesta en la Delegación de Ringuelet

Este martes desde las 8 de la mañana una protesta bloqueó las calles aledañas a la delegación de Ringuelet, en rechazo a las condiciones de la Comuna y la posibilidad de despidos, siendo que muchos de ellos superan la barrera de los 50 años impuesta por el Municipio.

«No queremos que nos dejen sin laburo», explicó a Contexto Alejandra, una de las trabajadoras de allí, con casi 10 años de antigüedad. «El contrato es por tres meses, si no lo renuevan nos quedamos sin trabajo y ya hay muchos compañeros que por tener más de 50 años que se quedarían en la calle», detalló.

Asimismo, la falta de reconocimiento de la antigüedad y las deudas del Municipio también es rechazada. «Prácticamente nos obligaron a ser monotributistas para cobrar, pagaron el monotributo dos meses y después no lo pagaron nunca más y hoy tengo una deuda en el AFIP de $ 12.000 y yo estoy cobrando $ 8.200», manifestó.

La trabajadora de Ringuelet cobra unos 8.200 mensuales trabajando para la delegación, pero a la vez por su labor en un comedor barrial percibe uno de los programas del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, que perdería en caso de aceptar la propuesta municipal. Un caso que se repite entre las y los trabajadores del sector.

Si bien las y los cooperativistas reconocen la importancia y la necesidad del pase a planta, plantean que el Municipio debe garantizar salarios superiores, el reconocimiento de los años de antigüedad y contratos prolongados. El viernes habrá una nueva reunión entre el Ejecutivo y les cooperativistas.