Por Ramiro García Morete

“No te enojes conmigo. Segura en tu cuarto. La soledad se paga caro. Todos los días, los santos das”. Correría mayo o junio de 2020. No hace falta demasiada descripción: aislamiento, incertidumbre. Y la necesidad imperiosa de hacer música con otres. En la casa de Barrio Hipódromo “había quedado casi una sala de ensayo”, de la convivencia con Fraxu. Entonces cada uno ensayaba con su respectiva banda (Río Rabiosa y Trazante). Así sería que Maxi Almeira y Juli Barreña enchufarían los sintetizadores, bajo, guitarra y mics armando loops y zapando con el Ableton Live.

El espíritu lúdico e improvisado, muchas veces sobre textos de Juli, expondría sin embargo un pequeño universo. Desde lo sonoro, entre la electrónica y el pop, entre samples o inserts y un interesante contrapunto de voces: una más robótica, otra más melódica. Desde lo lírico, versos fragmentados pero consecuentes. Y es que no solo se trataría de romper con el tedio pandémico, sino con el histórico, previo y lamentablemente posterior: los mandatos, las estructuras y la ilusión de un mundo feliz. Y los señores y señoras de la Quiniela que cada mañana ensayan el mismo monólogo mientras Maxi -como la mayoría de lxs músicxs en este mundo- mira el reloj: “Si toda esa energía no la traslado al arte, me vuelvo loco”.

Sería Fraxu quien terminara de producir y mezclar el trabajo que masterizó Ariel Schlichter. Se trata de “Bonito y feroz”, un EP que firmarían con sus a.k.a.´s y  que sella un fructífero encuentro: Sucia y Seca y Jering4.

“No había una idea preconcebida, la verdad -introduce Jering4- . Sí estaban estas ganas de hacer música con el otre, así que nos juntamos más que nada a zapar y a jugar con los sintes. Y se armó una re linda dinámica de improvisar, grabar cositas… Juli tenía muchas cosas escritas con las que íbamos jugando en el micrófono. Nos entusiasmamos porque toda la zapada empezó a tener forma”.

Si bien hay una línea que une ambos temas, “es verdad que cada uno de los tracks tiene algo ‘personal’, por así decirlo. Puede que en el que se parece más a La Rima sea porque era una base de guitarra que yo tenía hecha hace rato. Pero la tenía híper trabada, no me salía escribir nada, todo lo terminaba tirando porque no me convencía,  y se la mostré a Juli, y ella cantó la estrofa, y me pareció perfecta… Así que en 5 minutos salió ‘Ruido’, el segundo track del EP”.

Según cuenta el músico y dibujante, “quedaron varios proyectos en el Ableton de improvisaciones, zapadas y cosas no tan producidas… pero hay bastante material como para ponerse. Por ahora no tenemos planeado sacar nada más, sí está el plan de presentar estos dos temitas en un show conjunto… ya pronto habrá más información”.