Desde La Plata, el gobernador bonaerense anunció la construcción de 1.200 hogares en 35 municipios de la provincia, una medida que aseguró que hará «historia en términos del acceso a la tierra y a la vivienda».

El anuncio de Kicillof fue realizado desde Gobernación en compañía del ministro de Infraestructura, Agustín Simone, con la presencia de intendentas e intendentes: Julio César Marini (Benito Juárez), María Cecilia Gianini (Carlos Tejedor), Francisco José Echarren (Castelli), Érica Revilla (General Arenales), Esteban Santoro (General Madariaga), Pablo Javier Zurro (Pehuajó), Mayra Mendoza (Quilmes) y Roberto Álvarez (Tres Lomas).

Según se detalló oficialmente, la medida implicará una inversión de 5.100 millones de pesos para la reactivación de obras paralizadas y la construcción de 1.200 viviendas en 35 municipios bonaerenses.

El gobernador celebró la medida y destacó que «en la provincia de Buenos Aires ha faltado durante mucho tiempo una política que abordara la planificación de la tierra y el acceso a la vivienda», lo que generó una gran demanda tanto en el conurbano como en el interior.

«Esto ha derivado en la construcción de barrios y viviendas por fuera de las normas y, en el caso de los sectores más vulnerables, en problemas de hacinamiento y ausencia de servicios básicos», agregó.

En ese sentido, anunció la reactivación de 5.000 viviendas «que durante años anteriores se habían dejado a mitad de camino», y destacó que «donde dejaron una vivienda sin terminar, vandalizada y con deudas, nos pusimos a trabajar para terminarla, tanto en municipios del oficialismo como de la oposición, y así dar una respuesta a los y las bonaerenses».

Los convenios celebrados son parte del Plan Estratégico de Infraestructura, que tiene por objetivos construir, en 2021, 10.000 viviendas y generar unos 40.000 puestos de trabajo.

«El Estado provincial está dando un paso decisivo también para poner en marcha la actividad económica mientras la vacunación nos permite amortiguar el impacto de la pandemia», sostuvo Kicillof. «Con la reactivación de las obras y la inversión en infraestructura, vamos a hacer historia en el acceso a la tierra y la vivienda en la provincia de Buenos Aires», concluyó.

En la misma línea, Simone explicó que los lineamientos del Ejecutivo bonaerense «implican reiniciar las obras que habían sido paralizadas en la provincia y, a su vez, iniciar un proceso de construcción de viviendas que generará la oportunidad para que muchos bonaerenses puedan tener acceso a la vivienda digna».

«Al mismo tiempo, apuntamos a la reactivación económica y a la generación de empleo dentro de cada municipio, previendo que cada vivienda crea al menos cuatro puestos de trabajo directos», indicó.

Del acto también participaron los intendentes de Daireaux, Alejandro Acerbo; de General Paz, Roberto Álvarez; de Villarino, Carlos Bevilacqua; de Monte Hermoso, Alejandro Dichiara; de General Rodríguez, Mauro García; de Lezama, Arnaldo Harispe; de Alberti, Germán Lago; de Tandil, Miguel Ángel Lunghi; de Exaltación de la Cruz, Diego Nanni; de Arrecifes, Javier Olaeta; de Tordillo, Héctor Olivera; de Pellegrini, Guillermo Pacheco; de Mar Chiquita, Jorge Paredi; de Hipólito Yrigoyen, Luis Ignacio Pugnaloni; de Adolfo Gonzales Chaves, Marcelo Santillán; de Rauch, Maximiliano Suescun; de Carlos Casares, Walter Torchio; de Laprida, Pablo Torres; de Mercedes, Juan Ustarroz; de Pila, Gustavo Walker; y de Patagones, José Luis Zara; y los intendentes interinos de Tornquist, Sebastián Bassi; y de Chascomús, Claudio Ortega.

Asentamientos y countries

«Donde no hay política decidida de construcción de viviendas populares, el resultado no es que la población no crece, sino que simplemente lo hace de una manera anárquica, desordenada y peligrosa para los mismos que la sufren, se van multiplicando los barrios donde la gente se instala», manifestó el gobernador.

En su discurso, volvió a reflotar la situación irregular de barrios privados bonaerenses. «A su vez, la proliferación de barrios privados y countries ha sido producto de la falta de planificación. Muchas veces terminan edificándose al costado de la reglamentación», dijo.

«En ambos casos, el uso de la tierra termina siendo irracional. Eso trae problemas de ambiente, habitabilidad y demográficos. No le estoy echando la culpa a nadie, solo digo que durante demasiado tiempo faltó política provincial en este tema, y los problemas están a la vista. De un lado y del otro, están los resultados», manifestó.

En ese sentido, tanto para los barrios privados como para los asentamientos, aseguró que se va a avanzar en la documentación correspondiente. «Lo que nosotros queremos es que todos aquellos que puedan demostrar que pueden ponerse en norma, lo puedan hacer. Esto tiene beneficio para vecinos y vecinas de la provincia que pudieron construir pero tienen problemas con los títulos de propiedad, porque el espacio de construcción no estaba regulado», dijo.