La polémica insinuación de la escritora Beatriz Sarlo sobre un presunto ofrecimiento de una vacunación irregular por parte del gobierno bonaerense no solo habilitó una intervención judicial, sino también una nueva arremetida de Juntos por el Cambio para deslegitimar la campaña de vacunación contra la covid-19 y dañar la imagen del gobernador Axel Kicillof. A pesar del esclarecimiento de los dichos de Sarlo ante la Justicia, la operación opositora para capitalizar el gesto se instaló en la opinión pública y en los medios de comunicación afines al macrismo.

En tanto, desde el oficialismo no solo repudiaron la maniobra fraguada alrededor de las palabras de Sarlo, sino que también dejaron fuertes críticas sobre la campaña de desprestigio que se mantiene en marcha desde el inicio mismo del plan de vacunación. «Mi esposa no ofrece vacunas, no se vacunó nadie de mi familia. Lo que titulan algunos medios es mentira y una campaña horrible y de odio hacia mi familia», expresó esta semana Kicillof, en referencia a las acusaciones a su pareja, Soledad Quereilhac, por el supuesto ofrecimiento de una «vacuna VIP» a Sarlo.

Mientras tanto, desde el gobierno de la provincia de Buenos Aires destacaron un nuevo récord en el avance de la vacunación en territorio bonaerense. «Volvimos a batir todos los récords! Hoy se vacunaron 58.179 bonaerenses en los 564 centros de vacunación y estamos llegando a 4.3 millones de inscriptos. La vacuna seguirá siendo para todas y todos, gratuita y provista por el Estado. Es nuestro compromiso», informó el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, en las últimas horas del jueves.

En ese sentido, varias figuras de la política repudiaron el intento de difamación de la campaña por parte de la oposición, montado sobre los dichos de Sarlo. «Pese a las evidencias y a las aclaraciones, insisten con los intentos de difamación. ¿Queda claro que su finalidad no es informar?», señaló la diputada bonaerense del Frente de Todos Florencia Saintout, en relación con las operaciones mediáticas desplegadas sobre el relato de la escritora argentina, luego desmentido.

Por su parte, el jefe de Gabinete de la provincia, Carlos Bianco, dejó un fuerte mensaje respecto del gesto de Sarlo y el efecto posterior generado en la opinión pública. «Está absolutamente saldado desde que la señora hizo una fuerte autocrítica al reconocer que fue una frase poco feliz haber dicho que le habían ofrecido la vacuna por debajo de la mesa cuando no fue así», dijo Bianco, y lanzó además críticas a los medios. El funcionario bonaerense dijo no entender «cómo el principal matutino porteño pone el tema en tapa y no hace referencia a la retractación de Sarlo».

En esa misma línea se expresó la agrupación política La Cámpora, a través de un mensaje de las redes sociales donde expone el acompañamiento de los principales medios nacionales sobre las declaraciones de Sarlo: «Cuando Larreta expone a miles de adultxs mayores a largas filas bajo el sol sin protocolos mientras privatiza el plan de vacunación. Cuando ya se desmintió una fake news y Axel (Kicillof) está aplicando en promedio 50 mil vacunas por día con todos los protocolos».

Cabe destacar que el tratamiento mediático sobre el caso de Beatriz Sarlo coincide, además, con la necesidad de Juntos por el Cambio de quitar el foco del reciente escándalo ocurrido en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde la falta de coordinación del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta para organizar el plan de vacunación devino en el amontonamiento de adultos mayores en las afueras del Luna Park.