En un nuevo intento de levantar la imagen en el cuestionado esquema de seguridad de La Plata, la gestión del intendente Julio Garro se adjudicó un supuesto acuerdo conjunto con el Ministerio de Seguridad de la Nación. Desde la Comuna celebraron el presunto aporte de efectivos de la Policía Federal Argentina para reforzar la capital bonaerense, pero desde la cartera conducida por Sabina Frederic salieron a desmentirlo.

«Agradecemos a la Policía Federal Argentina por sumarse a nuestro plan de seguridad, que consiste en replicar estos operativos vehiculares a lo largo y ancho de la ciudad», fueron las declaraciones del secretario de Seguridad de la Municipalidad de La Plata, Darío Ganduglia. Las palabras del funcionario de Garro fueron replicadas a nivel público como un acuerdo de coordinación entre la Comuna y Nación para diagramar el esquema de controles de seguridad.

No obstante, desde la Secretaría de Seguridad y Política Criminal de la Nación salieron a desmentirlo y negaron que exista un acuerdo entre ambos estamentos. Lo cierto es que hubo un solo operativo de control específico en La Plata por parte de la PFA el 4 de marzo, para un episodio puntual.

«Nosotros no celebramos ningún acuerdo con el intendente Garro. Las necesidades de seguridad ciudadana de los municipios de la provincia de Buenos Aires se canalizan a través del Ministerio de Seguridad de esa provincia», sostuvo el titular de Seguridad y Política Criminal de la Nación, Eduardo Villalba. Consultado por Contexto, el entorno del funcionario corroboró que no existió tal coordinación entre La Plata y Nación.

Asimismo, desde la propia PFA salieron a aclarar la situación con un comunicado específico. «La Policía Federal Argentina aclara que no se ha suscripto ningún tipo de convenio de cooperación en materia de seguridad con las autoridades del municipio de La Plata. El despliegue territorial de los efectivos es definido de forma estratégica por el Ministerio de Seguridad de la Nación, en forma conjunta con las autoridades de cada provincia», indicaron.

El «malentendido» ubicado en la capital bonaerense se presenta en un contexto de pleno conflicto entre el intendente Julio Garro y las autoridades de la provincia de Buenos Aires, tras la ruptura del diálogo que el jefe Comunal planteó con el Ministerio de Seguridad bonaerense. En sintonía con la creciente falta de políticas locales para ese sector, el alcalde de Juntos por el Cambio decidió polarizar de manera directa con la gestión de Axel Kicillof y su ministro de Seguridad, Sergio Berni.

La disputa de Garro con el oficialismo bonaerense coincide con la apuesta de campaña por parte de Cambiemos, de plena confrontación con las políticas del oficialismo. Mientras tanto, Nación y Provincia han profundizado las inversiones en políticas de seguridad en todo el territorio. Con un epicentro fundamental en el territorio del AMBA –lugar de mayor complejidad en el contexto de pandemia–, fueron varias las acciones de coordinación entre las carteras dirigidas por Frederic y Berni para ampliar la capacidad de las fuerzas federales y provinciales en los diferentes distritos.

El ejemplo más reciente es la puesta en marcha del Programa Nacional de Fortalecimiento de la Seguridad en la Provincia, que implicó una ampliación de unos 4.000 efectivos policiales en actividad, 2.200 nuevos móviles policiales, 12 nuevas unidades carcelarias y mejoras en las comisarías bonaerenses, entre otros puntos. La iniciativa quedó pautada a fines de 2020 con una inversión de 37.700 millones de pesos en equipamiento, personal y tecnología. Esta dinámica conjunta entre Nación y Provincia es coordinada con cada uno de los distritos.