Un nuevo capítulo se abrió este lunes en el Caso Píparo. Por un lado, Marcelo Peña, el abogado que representa a Buzali, pidió la excarcelación y el cambio de carátula argumentando que «los elementos probatorios sustentados hasta el momento no podrían conducir a una calificación de tentativa de homicidio».

El abogado cuestionó la instrucción de la causa, por considerar que «existieron irregularidades de parte de la fiscalía, entre ellas, no haber realizado la pericia accidentológica y haber realizado a medias la pericia mecánica y llenar de pruebas testimoniales, descartando las pruebas forenses».

También declararon Lavalle y Nadia Videla, una de las testigos del hecho. «Lo único que espero es que se haga justicia. Siento bronca, porque todavía me tratan como a un chorro», dijo a la prensa el joven atropellado en las puertas del Fuero Penal.

En rueda de prensa, Lavalle relató que estaba junto a amigos recorriendo la ciudad para la tradicional quema de muñecos cuando fue interceptado por el auto que conducía Buzali. «Cuando doblé en una esquina, doblo para atrás, y cuando doblo para atrás veo al auto. Miro para adelante y cuando quiero volver a mirar para atrás porque escuché un acelerar, lo último que vi fue la luz del auto», recordó.

Videla, amiga de los jóvenes atropellados y testigo del hecho, también brindó detalles. «Yo llamé al 911. Me acuerdo de cada minuto y las calles que agarramos. Cuando lo chocaron a él, yo iba mirando constantemente para atrás, porque había muchos autos y lo veo a él volando», relató. «No fue un accidente, fue intencional lo que hicieron», aseveró.

La joven explicó que al momento del choque se dieron a la fuga, pasando semáforos en rojo y metiéndose en contramano en reiteradas ocasiones, lo que ya fue declarado ante la Justicia. Tal como ya se señaló, los amigos de Lavalle y del otro joven recién pudieron frenar a Buzali y Píparo en Plaza Moreno.

Por su parte, el abogado de las víctimas, Matías De Vargas, puso el foco en uno de los argumentos de la defensa de Buzali, que afirma que el vehículo se trasladaba a muy poca velocidad y con un sistema de frenado automático. «El auto tiene un sistema automático patentado por Fiat que funciona a una determinada velocidad y sirve para que el rodado se detenga antes de chocar, pero tiene un límite de 35 km por hora y ellos claramente lo excedían, con lo cual es falso que se haya activado ese sistema. Además, se ve claramente en el video que el auto venía a altísima velocidad. No se condice la realidad con sus declaraciones», explicó el abogado.

En la audiencia, los abogados aportaron un audio que podría complicar aún más la situación: el llamado al 911 que realizó Nadia Videla. «En el audio se deja apreciar que en ningún momento agreden a Buzali o a Píparo. Sí se escucha que le dicen que pare varias veces. También se escucha cuando ingresan a Plaza Moreno y ven a los de Tránsito, le avisan que habían chocado a sus amigos», contó De Vargas. «Ahí emprenden una nueva fuga. Si no se corrían Nadia y Emiliano, ambos eran embestidos también», agregó.

Videla rechazó contundentemente la versión de Buzali y Píparo sobre la persecución. «Esto te da bronca, porque hoy en día piensan que porque andás en moto sos motochorro. Yo laburo, estudio, tenemos todo por delante, todos tenemos trabajo, y que nos ensucien de esa manera nos da mucha bronca. Con tal de lavarse las manos ellos, nos ensucian a nosotros», manifestó.