En el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, el gobierno bonaerense anunció la creación de una mesa interministerial para trabajar contra la violencia de género junto con una batería de medidas que se aplicarán desde los ministerios de Mujeres, Políticas de Géneros y Diversidad Sexual; de Seguridad; de Justicia, y de Salud y Gobierno. Asimismo, en la Legislatura bonaerense desembarcará un proyecto de ley integral contra la violencia de género.

Encabezado por la ministra Estela Díaz y el gobernador Axel Kicillof, el acto apuntó a mostrar el trabajo coordinado entre los ministerios para fortalecer la lucha contra la violencia de género y trabajar en la prevención de la misma. «Es crítica la situación que se está viviendo, y como Estado nos hacemos cargo de que tenemos que redoblar los esfuerzos, las iniciativas, y tenemos que romper las fronteras de lo posible», explicó la titular de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual.

Del acto participaron el ministro de Salud, Daniel Gollan; la ministra de Gobierno, Teresa García; el titular de Justicia, Julio Alak, y el subsecretario de Formación y Desarrollo Profesional del Ministerio de Seguridad, Javier Alonso.

Díaz comenzó anunciando uno de los reclamos históricos al gobierno de María Eugenia Vidal, la estatización de la Línea 144, que aborda y recibe denuncias por violencia de género, y la creación de «veinte oficinas de género en el abordaje de casos críticos y de alto riesgo» de violencias.

Asimismo, con la presencia de las intendentas Mayra Mendoza (Quilmes), Marisa Fasi (Cañuelas), Blanca Cantero (Presidente Perón), Mariel Fernández (Moreno) y Celia Gianini (Carlos Tejedor), se avanzó con la firma de los primeros convenios para la implementación de Comunidades sin Violencia, un programa «coordinado entre el gobierno provincial y los municipios para fortalecer los recursos humanos, técnicos y económicos, las estrategias de prevención, abordaje y salida de las situaciones de violencia de género, de forma permanente en cada distrito».

«Es un programa ambicioso que hace una transferencia de recursos de unos 500 millones de pesos», manifestó Díaz, y explicó que apunta a «la inclusión, la justicia social y la igualdad de género, lo que va a generar que haya menos femicidios».

Respecto de la mesa interministerial, explicó que integra «todas las políticas de las carteras», que va a «articular todas las tareas», y destacó que «no todo lo que tiene que ver con violencia de género tiene que pasar por una oficina de la Justicia».

Sobre el final, la ministra se refirió al feminicidio de Úrsula Bahillo en Rojas. «Quiero abrazar a Patricia y Adolfo, su mamá y su papá. En este abrazo quiero acompañarlos, entiendo el dolor irreparable, y ratificar el enorme compromiso de trabajar sin descanso, como lo vinimos haciendo todo este año para seguir construyendo más políticas públicas, más Estado presente, más articulación de las acciones y más compromiso en la articulación junto con la sociedad para construir eso que sentimos, que es una utopía y es una sociedad libre de violencias», sostuvo.

Por su parte, Alak adelantó que se va a empezar a implementar una matriz de riesgo unificada para evaluar con criterios comunes los casos de violencia de género más extremos de la provincia de Buenos Aires, que, según detalló, va a ser propuesta a los municipios para que puedan utilizarlos, al igual que a Nación y al Poder Judicial. «De esta manera, el Estado provincial va a poder afrontar la excesiva cantidad de casos que se registran en la provincia de manera más inteligente y más estratégica para enfrentar este problema», explicó el ministro. «Nos va a permitir tener información ajustada, jerarquizar el problema y tener una reacción más rápida», manifestó.

Por otro lado, el titular de Justicia reconoció que los botones antipánico han resultado insuficientes, por lo que anunció que por decisión del gobernador se pondrá a disposición de los municipios pulseras electrónicas duales con control satelital. «Era un instrumento que hasta ahora disponía la provincia de Buenos Aires, va a haber un incremento del 400 %».

Daniel Gollan, en tanto, destacó que el sistema sanitario tiene diariamente contacto con esta problemática, brindando hasta ahora «respuestas parciales», por lo que se trabajará en «fortalecer equipos interdisciplinarios, institucionalizados para que se aboquen a esta problemática» dentro del sistema de salud, lo que implica «un salto en calidad, hacer un registro, generar una gran capacitación y trabajar al interior de las instituciones en forma interdisciplinaria, interministerial, pero también con la comunidad». En este marco, manifestó que el trabajo es «generar conciencia para terminar con las lógicas perversas del patriarcado».

La cartera de Seguridad también dejó anuncios destacados. Alonso comentó que, si bien las Comisarías de la Mujer «representan un hito en la lucha de los feminismos», en los últimos años «estaban trabajando muy en soledad», por lo que con la Dirección Provincial de Políticas de Género y Derechos Humanos van a «fortalecer los equipos interdisciplinarios para que en cada Comisaría de la Mujer podamos contar con abogadas, psicólogas, trabajadoras sociales». 

El funcionario de Seguridad destacó que durante 2020 todas las comisarías comenzaron a recibir denuncias, recibiendo unas 240.000 por violencia de géneros. «Solo podemos dar una respuesta eficiente a esa demanda haciendo un trabajo integral e integrado en todos los barrios», manifestó, y resaltó la importancia de la matriz unificada anunciada por Justicia.

A la luz del feminicidio de Úrsula en Rojas a manos de un policía, Alonso explicó que en los últimos años se recibieron 6.600 denuncias contra policías por violencia de géneros, por lo que creará «una auditoría especializada en violencia de género para tomar prioritariamente estos sumarios» y mediante un trabajo interdisciplinario se trabajará en el «proceso de selección y formación en las escuelas para que la perspectiva de género esté presente desde la formación» policial.

«Dentro de un mes, a instancias del gobernador va a ingresar un proyecto de ley integral de violencia de género en la Legislatura bonaerense», anunció por su parte Teresa García, quien destacó que durante los doce años de gestión del kirchnerismo se sancionaron «veintidós leyes en el tema género».

La vicegobernadora Verónica Magario resaltó que «a lo largo de estos 8 de marzo, miles y cientos de mujeres han hecho una bandera de lucha en pos de los derechos para las mujeres». «Este anuncio que el gobernador hace es una reivindicación desde el Estado con un reconocimiento de las políticas públicas», sostuvo.

Finalmente, Axel Kicillof manifestó que el objetivo de su gobierno «es erradicar esta violencia, pero mientras tanto estamos dándole un mensaje claro a las bonaerensas, diciéndole que no van a estar solas».

«Sabemos que lo que se ha hecho es muchísimo, pero no es suficiente», manifestó, y destacó la importancia de lograr «una mayor integración de las políticas».

«No se trata simplemente de decir que es una cuestión compleja e interdisciplinaria, se trata de conformar los estamentos y las estructuras dentro del Estado para que esa coordinación quede plasmada en una mesa interministerial que coordine todos los enfoques», sostuvo. «Es una responsabilidad del Estado provincial coordinar todos los instrumentos para dar una respuesta unificada», agregó.

En este marco, destacó que «como gobernador y como varón» su compromiso es «no sacarle el cuerpo y acompañar esta problemática, darle una respuesta eficaz y lo más veloz posible».

«Cuando se da el paso valiente de denunciar, va a haber una respuesta efectiva. Todo nuestro compromiso para terminar con la violencia de género», concluyó.