El INDEC difundió este jueves el índice de producción industrial manufacturera, que volvió a tener una variación positiva en términos interanuales por tercer mes consecutivo y acumula nueve períodos de subas mensuales. 

En enero, la actividad industrial se ubicó un 4,4 % por encima de la medición de enero de 2020, y diez de los dieciséis bloques relevados por el organismo estadístico oficial presentaron subas en esa medición. 

Además, el índice mostró un crecimiento en términos mensuales en la serie desestacionalizada, tendencia que se mantiene desde mayo del año pasado, cuando, en medio de las restricciones a la circulación por la pandemia, la actividad industrial había registrado una de las caídas más fuertes de su historia. En enero, la industria produjo un 1,2 % por encima de diciembre y sumó nueve meses consecutivos de recuperación. 

De acuerdo con la incidencia de cada bloque en el promedio general, el INDEC detalló que los que marcaron subas más importantes fueron Productos minerales no metálicos (31,5 %), Industrias metálicas básicas (16,2 %), Maquinaria y equipo (31,2 %), Productos de caucho y plástico (14,6 %), Vehículos automotores, carrocerías, remolques y autopartes (16,5 %), Alimentos y bebidas (1,0 %), Madera, papel, edición e impresión (2,8 %), Otros equipos, aparatos e instrumentos (6,7 %), Productos de metal (2,2 %) y Productos textiles (3,7 %).

Por su parte, los que mostraron caídas fueron Refinación del petróleo, coque y combustible nuclear (8,5 %), Prendas de vestir, cuero y calzado (7,7 %), Sustancias y productos químicos (1,7 %), Muebles y colchones, y otras industrias manufactureras (7,0 %), Productos de tabaco (18,4 %) y Otro equipo de transporte (9,2 %). 

A través de sus redes sociales, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, destacó que «la industria creció 4,4 por ciento interanual en enero, con 10 de 16 sectores expandiéndose. Enero de 2021 registró la mayor actividad industrial en dos años y medio, y eso a pesar de que tuvo dos días hábiles menos que enero de 2020», y señaló que ese desempeño «no es casual, sino que es el resultado de 150 iniciativas de desarrollo productivo vigentes, que consideran a nuestra industria nacional como estratégica para que las y los argentinos podamos vivir mejor». 

El funcionario también resaltó que «pasado el peor momento de la pandemia, muchas de esas fábricas están teniendo niveles de actividad superiores a los que dejó Macri. Hoy la industria tiene 7 mil puestos de trabajo formales más que a fines de 2019», y agregó: «En 2019 el financiamiento fue prohibitivo, con tasas superiores al 70 por ciento, destruyendo así a miles de PyMEs. En estos meses cambió todo eso: el crédito a tasas razonables volvió a difundirse por el entramado productivo. En 2020, el crédito a la producción creció 73 por ciento».