En el marco de las negociaciones de precios y salarios que inició el gobierno con el objetivo de cumplir con las proyecciones macroeconómicas trazadas en el Presupuesto 2021, el jueves, el Ministerio de Desarrollo Productivo fue la sede del primer encuentro sectorial que convocó a empresarios y trabajadores de toda la cadena de la industria alimenticia, una de las máximas preocupaciones del Ejecutivo en el avance de los precios. 

El encuentro fue encabezado por el titular de la cartera de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, que estuvo acompañado por el ministro de Trabajo, Claudio Moroni; el de Agricultura, Luis Basterra; la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca; la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont; el presidente del BCRA, Miguel Pesce, y el secretario de Política Económica, Fernando Morra. 

Desde el gobierno manifestaron que buscan impedir los «aumentos injustificados» que se advirtieron en varios eslabones de la cadena, aunque Kulfas destacó que «esta mesa no es para buscar culpables sino para encontrar soluciones». 

La semana pasada, los funcionarios del gabinete económico de la Administración de Alberto Fernández habían realizado la primera reunión junto a los representantes de los trabajadores, primero, y con los empresarios y directivos de las principales firmas del país, para avanzar en los acuerdos de precios y salarios, luego de la aceleración de la inflación desde finales de 2020. 

El objetivo principal del gobierno, según adelantaron en ese primer encuentro, es el cumplimiento del objetivo de inflación en torno al 29 % y que los salarios crezcan por encima de ese índice. 

«Escuchamos sus necesidades para poder coordinar las expectativas del Estado, los trabajadores y los empresarios», dijo el ministro luego de la reunión, y explicó: «La convocatoria permanente al diálogo nos posibilita generar las condiciones para avanzar en un esquema en el que la inflación anual sea del 29 % y que esto nos permita un aumento en el salario real de los trabajadores». 

Según indicaron los asistentes, se busca avanzar en cinco grandes ejes, que van desde insumos alimenticios a no alimenticios del agro y de la industria. Además, se evaluarán los costos de logística, la implementación del programa Precios Máximos y la productividad. 

En ese marco, destacaron que se detectaron aumentos injustificados a lo largo de toda la cadena, tanto de insumos del agro como agroquímicos, como en la etapa industrial. «El objetivo es establecer compromisos cruzados, donde cada sector haga su aporte y entre todos converjan a los objetivos macroeconómicos», indicaron.