La ministra de Trabajo, Mara Ruiz Malec, y el ministro de Hacienda y Finanzas, Pablo López, recibieron este lunes a los gremios estatales para comenzar a discutir los salarios correspondientes a este año. En la primera mesa paritaria no hubo oferta, pero se fijaron las pautas para avanzar con los incrementos. «Esperamos poder alcanzar nuevamente amplios consensos en la política paritaria para el 2021», manifestó la titular de la cartera laboral.

Mediante una videoconferencia, el gobierno bonaerense recibió a las autoridades de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) y de Federación de Gremios Estatales y Particulares de la Provincia de Buenos Aires (FEGEPPBA) en lo que fue la primera mesa paritaria 2021.

También fueron de la partida la Asociación de Empleados del Ministerio de Obras Publicas de la Provincia de Buenos Aires (AEMOPBA), la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud (Cicop), el Sindicato de Obreros y Empleados de la Educación y la Minoridad (SOEME), el Sindicato de Obras Sanitarias de la Provincia de Buenos Aires (SOSBA), el Sindicato de Salud Pública (SSP), entre otros.

Acompañados por el subsecretario de Empleo Público y Gestión de Bienes, Agustín Robla, Ruiz Malec y López adelantaron las pautas que guiarán los aumentos salariales este año: una paritaria anual con aumentos trimestrales en los meses de marzo, junio y septiembre, con apertura y revisión en noviembre.

«Cuando asumimos la gestión recibimos una provincia quebrada financiera y fiscalmente, que había sido desfinanciada y endeudada, lo que, sumado a la recesión económica iniciada en 2018 y a los efectos de la pandemia, impactó fuertemente en las finanzas de la provincia. A pesar de esta difícil situación económica, seguimos trabajando y dialogando con los gremios estatales, porque consideramos fundamental jerarquizar el empleo público y desandar el camino de deterioro en sus condiciones que sufrió entre 2016 y 2019», manifestó el ministro López en la reunión.

El titular de la cartera de Hacienda y Finanzas remarcó que pudo avanzar con la histórica recategorización de las y los trabajadores y en los acuerdos paritarios del 2020, por lo que para este año «tenemos que profundizar el sendero, por lo que seguiremos con la vocación y la convicción de alcanzar los consensos necesarios para llegar a nuevos acuerdos paritarios, porque de esa manera se fortalece el Estado y todos los bonaerenses».

Por su parte, Ruiz Malec destacó: «Esperamos poder alcanzar nuevamente amplios consensos en la política paritaria para el 2021, con aumentos que logren sostener e incrementar el poder adquisitivo de los salarios públicos».

Desde FEGEPPBA celebraron la convocatoria a la mesa paritaria y plantearon la necesidad de que este año, aún atravesado por la pandemia, «la política salarial sea realmente pensando en los trabajadores esenciales». En ese sentido, sostuvieron que, si bien el sector estatal es parte de los denominados «esenciales», esto «no se vio reflejado en la política salarial».

Desde ATE, en tanto, marcaron una postura similar y recordaron la caída del salario en la gestión anterior. «La primera cuestión a tener en cuenta es que este año no perdamos a mano de la inflación y empecemos a recuperar el poder adquisitivo perdido durante el gobierno de Vidal. Y, en este sentido, hay que realizar dos medidas, uno el aumento salarial que permita este objetivo y el segundo el control de precios y tarifas, porque se hace imprescindible que el Estado controle eso, porque si no no hay salario que alcance ni aumento salarial que alcance», manifestó el secretario general del gremio, Oscar De Isasi, quien pidió que la próxima reunión sea a la brevedad.

Vale recordar que el 11 de enero el gobierno y los sindicatos cerraron el último tramo de la paritaria 2020, acordando un bono de 4.000 pesos a pagar en dos cuotas en enero y febrero para quienes perciban haberes menores de 35.000 pesos. Esto se sumó a lo acordado en octubre pasado, con un aumento del 14 % escalonado y un incremento del 30 % en las asignaciones familiares.

En este marco, desde ATE remarcaron que «los 2.000 pesos de bono percibidos por algunos sectores deben pasar inmediatamente a salario como primera medida».

Asimismo, los sindicatos exigieron que se siga realizando el pase a planta permanente anunciado y la recategorización de 27.000 trabajadores anunciadas en diciembre pasado.

«Pedimos que se le ponga fecha concreta al inicio de la discusión de los convenios colectivos para marzo, además de promover mesas técnicas que tengan carácter resolutivo y se avance en la recategorización que falta», señaló De Isasi.