El gobierno nacional recibió en la Casa Rosada a los dirigentes de los principales sindicatos del país en el marco de las negociaciones por precios y salarios con empresarios y trabajadores, con las que busca anclar las expectativas a las necesidades macroeconómicas del país y que sean consistentes con lo proyectado en el Presupuesto 2021. 

En la reunión, encabezada por el equipo económico de la Administración de Alberto Fernández, los funcionarios se comprometieron a no interferir ni poner un «techo» a las negociaciones salariales y a continuar con diálogos periódicos con los representantes de los trabajadores. 

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, abrió la jornada acompañado por el ministro de Economía, Martín Guzmán; el de Trabajo, Claudio Moroni; el de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesco Bocco, y la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont. 

Entre los principales dirigentes sindicales que participaron del encuentro, estuvieron Héctor Daer (Sanidad y CGT), Hugo Moyano (Camioneros), Sergio Palazzo (Bancarios), Hugo Yasky (CTA), Antonio Caló (Metalúrgicos), Armando Cavallieri (Comercio y Servicios), Gerardo Martínez (UOCRA), entre otros.

En ese marco, las autoridades nacionales detallaron los principales objetivos de la política macroeconómica para el año y destacaron que buscarán anclar las expectativas de precios y salarios a los lineamientos expuestos en el Presupuesto 2021. 

Desde los gremios destacaron el diálogo convocado por el gobierno para trabajadores y empresarios, y pidieron la recuperación salarial y la contención de la inflación. 

En este sentido, los funcionarios ratificaron el objetivo de que los salarios le ganen a la inflación, meta que no se cumple desde 2018. A la salida de la reunión en Casa Rosada, el ministro Moroni destacó que lo que busca el Ejecutivo es «generar las conductas y las políticas necesarias» para cumplir con lo proyectado para este año en el presupuesto, y añadió: «Tenemos un proyecto económico y lo que hacemos es tener charlas con los actores económicos».

La pauta inflacionaria que el gobierno proyectó a fines de 2020 para este año es de 29 por ciento y busca acoplar las expectativas de precios y salarios a esos valores. Sin embargo, los primeros números dados a conocer por el INDEC respecto de los precios mostraron la necesidad de realizar una convocatoria a ambos sectores.

En los últimos días, el gobierno también apuntó a los precios de los alimentos que mostraron subas desmedidas en los últimos meses de 2020 y principios de 2021. Sobre eso hablarán mañana los funcionarios con los directivos de las principales empresas del país. 

El secretario general de la CGT, Héctor Daer, sostuvo a la salida del encuentro que lo que se busca es «la recuperación del salario, bajar la inflación y generar las condiciones políticas para acompasar todo con los valores del presupuesto». El sindicalista también manifestó que «la responsabilidad de los precios es de quienes forman los precios y fijan la cadena de valor», en referencia a la reunión del jueves con empresarios.

Luego de la reunión, el INDEC dio a conocer el último índice de salarios de 2020, que cerró un año marcado por la pandemia y la caída generalizada de la economía con una suba de salarios total del 33 por ciento, frente a una inflación del 36,1 por ciento. La diferencia entre salarios y precios volvió a perjudicar al sector asalariado por tercer año consecutivo. La diferencia de 3,1 por ciento durante 2020 fue, sin embargo, la más baja desde 2018, que arrastraba porcentajes superiores al 10 por ciento frente a la inflación.