Mientras un sector marginal de la Policía bonaerense mantiene firme su intención de llevar adelante este jueves un levantamiento similar al ocurrido en septiembre de 2020, desde Provincia enviaron un mensaje claro al sector y a la sociedad. En el marco de un acto en la ciudad de Florencio Varela, Axel Kicillof y Sergio Berni se pronunciaron sobre la situación, destacaron el avance en políticas para la fuerza provincial y descartaron la legitimación de esta iniciativa que comenzó a agitarse en redes sociales.

«Dentro de la ley, todo; afuera de la ley, nada. Nosotros nos comprometimos y estamos cumpliendo. Esperamos exactamente la misma conducta de las fuerzas policiales», fue la definición más contundente que dejó el gobernador, quien encabezó el acto junto a Berni, el intendente de Florencio Varela, Andrés Watson, y el diputado bonaerense Julio Pereyra.

El acto, que tuvo lugar este miércoles en el partido del sur bonaerense, fue por motivo de entrega de equipamiento para las fuerzas policiales locales. Allí se hizo oficial la disposición de treinta patrulleros nuevos –como puntapié inicial para llegar a unos cien en los próximos meses– y diez motos. La medida fue replicada en otros distritos del conurbano, como parte de la iniciativa de Provincia de lograr una renovación de equipamiento y recursos humanos en las fuerzas bonaerenses.

Kicillof recordó la recomposición salarial llevada adelante durante el año pasado, donde se puso en marcha la cuenta pendiente de equiparar los sueldos de los efectivos bonaerenses con los de las fuerzas federales. «En medio de la pandemia, anunciamos la equiparación de los salarios con los sueldos federales. No es que lo dijimos, lo realizamos y nos propusimos un camino de recuperación salarial», afirmó.

En tanto, el ministro de Seguridad se metió de lleno en la discusión por el posible levantamiento que impulsan sectores como el denominado Movimiento Policial Democrático. «Este grupo minúsculo de personas que, basándose en el anonimato y las redes sociales, empujan o intentan empujar a incrédulos a desafiar nuestras leyes. Esos mismos hombres, muchos expolicías, muchos de ellos exonerados por ladrones», dijo Berni, y agregó: «Ahora, bajo la excusa de estar preocupados por las condiciones de trabajo, buscan generar este tipo de rebeldía. Pero no dicen la verdad: que lo que están disputando es una caja millonaria que intentan hacerse a través de un mecanismo que no es viable, como la sindicalización policial».

El funcionario provincial ya había tomado medidas frente a la situación esta semana, al desafectar a más de cuatrocientos efectivos que participaron de las protestas desplegadas durante septiembre de 2020, que iniciaron a nivel provincial y luego se dirigieron a la residencia de Olivos. 

Cabe señalar que el propio Berni ya había calificado esta sublevación como una medida de «interés político», y apuntó a Juntos por el Cambio por tratarse de protestas cuyo epicentro se ubica en regiones como Pinamar y Mar del Plata, distritos gobernados por el macrismo. En esa línea, el ministro de Seguridad bonaerense apuntó a esta nueva convocatoria rebelde y acusó de que, «con la excusa de una supuesta sindicalización», en realidad apuntan a disputar una «caja millonaria» a costa del «bolsillo de los policías de vocación».

Mientras tanto, referentes de Juntos por el Cambio han comenzado a darle impulso a la protesta, como el caso de Florencia Arietto, colaboradora durante la gestión de Patricia Bullrich, quien desde hace días viene haciendo eco de la agenda de demandas policiales en sus redes sociales.