En medio del avance de la causa judicial por tentativa de homicidio doble que involucra a la legisladora macrista Carolina Píparo y su marido, Juan Ignacio Buzali, Juntos por el Cambio inició una campaña mediática y en redes sociales en busca de desviar el foco del delito cometido y ubicar a la legisladora como una víctima de la Justicia y el gobierno. Dirigentes, funcionarios y usuarios de redes sociales se sumaron a la operación para «salvar» la imagen de Píparo en medio de la debacle.

Uno de los principales disparadores fue la reciente aparición de la diputada bonaerense en el canal TN, donde se refirió a la causa que enfrenta su marido tras atropellar a dos motociclistas por «confundirlos por motochorros», y dejó declaraciones que hicieron un fuerte eco en la opinión pública.

«Juan Ignacio es una buena persona, lo extrañan mucho mis hijos. Merece estar con sus hijos y esperar el proceso en un país donde nadie está preso por cuatro puntos de sutura», fue la declaración que más resonó este martes, donde Píparo ratificó su estrategia de mostrarse de manera pública como una víctima de un atropello judicial, en una presunta connivencia con el oficialismo.

Al mismo tiempo, reforzó su versión de los hechos con el argumento de ser «espiada» de manera permanente por presuntos sectores allegados al gobierno. «Saben todos mis movimientos y los publican en las redes sociales», sostuvo la legisladora.

A partir de allí, en las redes sociales comenzaron a emerger mensajes de diferentes sectores de Juntos por el Cambio, no solo de dirigentes y funcionarios, sino también de usuarios con perfil militante o de carácter antioficialista.

Uno de los gestos más contundentes vino de parte de la ex ministra de Seguridad de Cambiemos, Patricia Bullrich, hoy convertida en una de las figuras más radicalizadas del macrismo, quien llegó a sostener que Píparo sería víctima de una presunta operación de persecución judicial en su contra. Además de enviar su apoyo de manera pública a la legisladora y actual funcionaria del intendente platense Julio Garro, Bullrich replicó un comentario publicado en una cuenta de Twitter «en apoyo» del periodista Alfredo Leuco, que ubica a Píparo como víctima.

«A pesar de que salieron a la luz los audios del llamado al 911 y de que la pericia accidentológica demostró que no hubo intento de homicidio, la fiscalía pidió la prisión preventiva del esposo de Carolina Píparo por ‘Tentativa de homicidio’. Hablemos de lawfare», sostiene el comentario de la cuenta a nombre del reconocido periodista opositor.

«Fuerza, Carolina. Estamos con vos», agregó por su parte el diputado macrista Fernando Iglesias, en respuesta a las declaraciones de Píparo. En la misma línea se sumó el diputado nacional de la UCR Luis Petri, quien expresó: «Fuerza Caro! Hoy más que nunca, la Justicia tiene que llegar y poner las cosas en su lugar! Las víctimas de la delincuencia no deberían sentarse en el banquillo de los acusados».

La defensa de sectores de Juntos por el Cambio a favor de Píparo se da en un momento crítico para la legisladora bonaerense, debido al reciente pedido de prisión preventiva para Juan Ignacio Buzali. Así fue solicitado ante la jueza de Garantías Marcela Garmendia por la fiscal Eugenia Di Lorenzo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 17 de La Plata, bajo el cargo de «homicidio en grado de tentativa».

Al cierre de esta nota, se conoció por parte de Martín de Vargas, abogado de los damnificados, que Píparo sumó una nueva acusación por incumplimiento en los deberes de funcionaria pública. Esto podría afectar de manera crucial su continuidad en el cargo que ejerce en la Municipalidad de La Plata, donde se desempeña como secretaria de Atención a las Víctimas.