En las elecciones realizadas este domingo 7 de febrero en Ecuador, según los datos proporcionados por el Consejo Nacional Electoral (CNE), el candidato del partido Unión por la Esperanza (Unes), Andrés Arauz, representante del correísmo, obtuvo el primer lugar con el 32 % de los votos, lo que representa más de 12 puntos de distancia con el segundo lugar, que aún está en disputa entre el líder indígena del partido Pachakutik, Yaku Pérez, y el banquero de la alianza del partido CREO y el Partido Social Cristiano, Guillermo Lasso. El 11 de abril se realizará la segunda vuelta, que definirá quién será el nuevo presidente de Ecuador.

Los datos oficiales de este domingo, con el 97,56 % de las actas escrutadas, indican que Arauz obtuvo el 32,20 %, Yaku Pérez el 19,81 % y Guillermo Lasso el 19,60 %. La diferencia entre Pérez y Lasso es de solo 0,21 % y aún queda el 2,34 % de los votos por escrutar. Dado el margen tan ajustado entre estos dos contendientes, cualquiera sea el resultado final, habrá polémica. En cuarto lugar quedó el líder del partido Izquierda Democrática, Xavier Hervas, con el 16 % de los votos.

No caben dudas de que el gran derrotado de esta elección fue el discurso neoliberal. El actual mandatario, Lenín Moreno, quien traicionó el voto popular e implementó las políticas del Fondo Monetario Internacional, cuenta con menos del 10 % de imagen positiva, y el banquero Guillermo Lasso, militante del neoliberalismo, debió esconder su ideología y plantear –aunque con poco margen de credibilidad– que, si llegara a la presidencia, propondría educación gratuita, salud gratuita, acceso universal y gratuito a las vacunas contra la covid-19 y mejorar las condiciones de los trabajadores.