Foto OestePlatense

El pasado fin de semana, los veinticuatro Comités Populares de La Plata, integrados por organizaciones sociales, políticas y religiosas, realizaron una asamblea donde analizaron la situación que atraviesa cada localidad y barrio platense. Allí dieron cuenta de la falta de asistencia municipal, por lo que decidieron movilizarse para exigir soluciones.

«La movilización es en respuesta a la nefasta decisión del intendente Julio Garro de recortar la asistencia alimentaria que se estaba brindando en el marco de la pandemia de covid-19, alimentos que eran escasos, que muchas veces significaban un pollo por comedor, pero que así y todo permitían el funcionamiento de más de trescientos comedores y ollas populares», explicó en diálogo con Contexto el referente de Barrios de Pie, Cristian Medina.

Vale recordar que a meses de la llegada de la pandemia, las organizaciones se nuclearon en los denominados Comités Populares de Crisis para organizar la manera de hacerle frente. Posteriormente estos fueron reconocidos a través de una ordenanza en el Concejo Deliberante y se volvieron una instancia central de organización barrial para coordinar tanto la llegada de alimentos a los comedores como los planes de prevención de la enfermedad.

Durante los primeros meses de pandemia, fueron los Comités de Crisis los que visibilizaron la situación en los barrios y reclamaron en reiteradas oportunidades mayor presencia del Municipio, puntualmente con la cuestión alimentaria, denunciando que los alimentos no eran suficientes y que en muchos casos llegaban en mal estado. Ahora, directamente denuncian que el Municipio decidió dejar esa asistencia.

Según trascendidos, el objetivo del Municipio es que los Comités de Crisis ya no sean intermediarios para la distribución de alimentos, sino que los mismos lleguen directamente a los comedores. Sin embargo, desde Barrios de Pie detallaron que con 33 comedores no han recibido alimentos ni explicaciones al respecto.

«No hay respuesta oficial», explicó Medina. «Los trascendidos de distintos funcionarios y funcionarias era que la buena voluntad de Julio Garro permitió la colaboración de alimentos cuando en realidad muchos de esos fondos provenían de Nación y Provincia y no de un presupuesto destinado especialmente por la Comuna para abordar la emergencia alimentaria», agregó.

Por otro lado, las organizaciones piden la continuidad de los operativos sanitarios, que tras el abandono por parte del Municipio esta tarea está siendo garantizada por la Universidad Nacional de La Plata mediante sus estudiantes. «El Municipio ha decidido no continuar y son necesarios para la prevención, la contención, el abordaje de los casos sospechosos y positivos que se están dando en los barrios populares», destacó Medina.

«Garro hace del abandono de los barrios su política de Estado, nunca mirando hacia las barriadas más postergadas de la ciudad», agregó.