Mientras los municipios vecinos Berisso y Ensenada refuerzan las estructuras y recursos locales para facilitar el desarrollo del plan nacional de vacunación contra la covid-19 en sus territorios, en la ciudad de La Plata aumentan las críticas hacia la gestión local de Julio Garro por la falta de colaboración en el escenario actual. Al tiempo que Nación y Provincia avanzan con la provisión de vacunas y frízeres para conservación, desde la Comuna no solo no suman acciones conjuntas, sino que el propio Garro se dedica a criticar a los voluntarios por «militar la salud».

Uno de los gestos que mayor repercusión generó fue el mensaje del intendente de La Plata a través de las redes sociales, quien lanzó una llamativa «chicana» a las organizaciones militantes y ciudadanas que se han dispuesto a colaborar en el avance del programa, así como la disposición de espacios partidarios para aportar como puntos de inscripción: «Mirá que yo banco la militancia a full…eh?, pero militar la salud en La Plata? A la pucha…es un montón!!».

Estas palabras generaron una fuerte reacción, no solo por la actitud de criticar la tarea de jóvenes voluntarios en la ciudad, sino también por la permanente inacción que ha sido remarcada en la ciudad de La Plata frente a la campaña de vacunación. «Al Intendente de La Plata militar la salud ‘le parece un montón’. Por fin entendemos por qué no hizo nada para cuidar a la ciudad durante la pandemia, tiene las salitas abandonadas y no garantiza el acceso a la salud de lxs platenses», expresó la diputada bonaerense del Frente de Todos Florencia Saintout.

Quien también decidió reivindicar el trabajo realizado desde las organizaciones militantes en la provincia fue el presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Federico Otermín. «Estamos realizando el operativo de vacunación más importante de la historia. Nos enorgullece que haya compañeros y compañeras de toda la provincia que vayan casa por casa para asesorar y ayudar a los vecinos y vecinas», expresó el legislador.

«Los dirigentes de la oposición también pueden ir a las casas a colaborar con la gente que necesita anotarse para vacunarse y no sabe o no puede hacerlo. Sería buenísimo que lo hagan, ¿o ya no tocan más timbre?», agregó en referencia a las críticas lanzadas por la oposición.

En tanto, desde el Frente de Todos de La Plata y su dirigencia, principal impulsora de la coordinación entre Provincia y el trabajo voluntario para facilitar el acceso al plan de vacunación, también cuestionaron las palabras del jefe comunal. «Militar la salud es facilitar que la gente acceda al turno para vacunarse, ¿qué está haciendo el municipio al respecto? La respuesta es NADA, lamentable gestión en salud, subejecución cada año, salitas abandonadas, ni han aceptado jerarquizar a los y las profesionales», respondió con fuerza la concejal Yanina Lamberti en las redes sociales.

Mientras tanto, medidas como la provisión de grupos electrógenos para el mantenimiento adecuado de la vacuna, acondicionamiento de escuelas para utilizarlas como postas sanitarias o tareas de información y asesoramiento casa por casa son algunas de las iniciativas que se han desarrollado en distritos aledaños, pero con un serio estancamiento en La Plata. Tal es así que la empresa Edelap debió ceder grupos electrógenos «en comodato» y el Ministerio de Salud bonaerense fue el que dispuso los frízeres para almacenar las dosis de Sputnik-V.

Cabe señalar incluso que el propio intendente Garro, a diferencia de sus pares de Ensenada y Berisso Mario Secco y Fabián Cagliardi, respectivamente, hasta el momento no se ha aplicado la vacuna, como sí comenzaron a hacerlo un nutrido conjunto de funcionarios de la provincia, Nación y municipios. La actitud del intendente platense se presenta en sintonía con la de varios referentes de Juntos por el Cambio, que han manifestado reticencia frente a la vacuna.