El Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) y el Centro Gamaleya advirtieron que habrá retrasos de entre dos y tres semanas para la entrega de las vacunas Sputnik V al país debido a la alta demanda en América Latina. Sin embargo, garantizaron que los suministros llegarán a la Argentina en función de los acuerdos firmados, una vez que amplíen las instalaciones ubicadas fuera de Rusia, lo que permitirá un aumento importante de la producción en el segundo trimestre.

Así lo confirmaron en un comunicado, donde señalaron que «están ampliando la capacidad para producir más dosis de Sputnik V debido a la alta demanda de la vacuna rusa en América Latina». E hicieron énfasis en que Argentina seguirá recibiendo la vacuna, luego de la «sólida alianza» construida entre ambos gobiernos.

«Ahora estamos mejorando las instalaciones ubicadas fuera de Rusia para garantizar el suministro a Argentina y el resto de la región. Como resultado, veremos un aumento significativo de la producción en el segundo trimestre», indicaron. «Hasta entonces, es posible que algunos lotes presenten retrasos de hasta 2 o 3 semanas. Sin embargo, Argentina, que ha sido uno de los primeros países en aprobar Sputnik V y con quien hemos establecido una sólida alianza, seguirá recibiendo la vacuna», aseguraron.

Las instituciones rusas agregaron que volverán al «programa de entrega original una vez que se complete la actualización». En un texto que difundieron por redes sociales, ampliaron: «Se informará debidamente a las autoridades sanitarias argentinas con un cronograma ajustado. Además, ANMAT procederá, según lo previsto, con la verificación técnica de los sitios de producción de la Sputnik V fuera de Rusia en las próximas semanas».

En las últimas horas, el titular del RDIF, Kirill Dmitriev, había advertido que podían ocurrir retrasos en la entrega por la creciente demanda y la ampliación de las plantas de producción. El comunicado trajo alivio en el gobierno, ya que de la provisión de vacunas depende la velocidad con la que el país salga de la pandemia. 

«En estos tiempos desafiantes, estamos dando todos los pasos para asegurarnos de que RDIF continúe apoyando el despliegue de campañas de vacunación en todo el mundo, agregando más proveedores y fabricantes contratados para aumentar la capacidad de producción total de la vacuna Sputnik V», concluyeron desde el país que preside Vladimir Putin.

El martes por la noche, un avión de Aerolíneas Argentinas partió hacia Moscú y regresará al país con 220.000 dosis. Hasta el momento, entre diciembre y enero arribaron dos aviones con 300.000 vacunas Sputnik V cada uno.

La Sputnik V fue aprobada para su uso de emergencia en Argentina, Argelia, Brasil, Bielorrusia, Emiratos Árabes Unidos, Hungría, Serbia, Paraguay, Palestina, Pakistán, Rusia, Turkmenistán, Venezuela y México. En cuanto a su producción, se fabrican en Rusia aquellas destinadas a ese país y algunas excepciones, como Argentina. También hay acuerdos para la producción en Corea del Sur, India, y recientemente en Kazajistán y Brasil.