El proyecto de ley de Promoción del Acceso al Empleo Formal para Personas Travestis, Transexuales y Transgénero «Diana Sacayán-Lohana Berkins» fue incluido por el gobierno nacional en el temario de las sesiones extraordinarias que comenzarán el próximo jueves en el Congreso de la Nación.

La iniciativa busca establecer un piso del 1 % de la planta de la Administración pública para personas trans y travestis. También insta a los gobiernos a avanzar en políticas que fomenten la real inclusión laboral.

Se trata de uno de los reclamos históricos del colectivo trans y travesti de Argentina, que hoy se encuentra mayormente excluido del ámbito laboral, con un 95 % de sus integrantes teniendo que recurrir al trabajo sexual. La iniciativa tuvo como principal impulsora a Diana Sacayán, asesinada un mes después de que la normativa fuera aprobada en la Legislatura bonaerense y que comenzara a nacionalizarse el pedido de que el Congreso sancione una ley para todo el país.

Vale recordar que, en septiembre pasado, el gobierno de Alberto Fernández estableció por decreto que «en el Sector Público Nacional los cargos de personal deberán ser ocupados en una proporción no inferior al uno por ciento de la totalidad de los mismos por personas travestis, transexuales y transgénero que reúnan las condiciones de idoneidad para el cargo», por lo que «se deberán establecer reservas de puestos de trabajo a ser ocupados exclusivamente por personas travestis, transexuales o transgénero».

En esa oportunidad, las organizaciones que impulsaban la normativa celebraron la medida pero pidieron su urgente tratamiento en el Congreso al «tener sus límites» y ante la posibilidad de que el decreto pudiera ser revocado a posteriori por un nuevo gobierno. Tras el paso del proyecto por comisiones, finalmente el Ejecutivo nacional escuchó el pedido y la iniciativa podría tratarse a partir del 28 de enero en las sesiones extraordinarias.

«Estamos muy felices con la decisión del presidente. La ley cuenta con amplio apoyo parlamentario, como quedó demostrado en su tratamiento en comisiones, donde fue aprobado por unanimidad en Mujeres y Diversidad y por amplísima mayoría en Legislación del Trabajo y Presupuesto y Hacienda. Lo que es más importante, su texto surge de un trabajo conjunto con las organizaciones travestis y trans de todo el país y el consenso del movimiento LGBTI. Tenemos muchas expectativas de que lograremos la media sanción», celebró la diputada Gabriela Estévez, autora de uno de los proyectos que llegan con el impulso de la Convocatoria Federal Trans y Travesti Argentina.

«Esta ley constituye una deuda de la democracia para con el colectivo travesti-trans argentino, sin dudas el grupo social más vulnerado por la discriminación laboral. Se estima que nueve de cada diez personas travestis y trans no cuentan con trabajo formal, lo que impacta gravemente en el acceso a otros derechos fundamentales, como la salud y la vivienda», explicó la diputada cordobesa.

En ese sentido, esta normativa «busca ampliar el alcance de los decretos que establecieron el cupo en la Administración pública y el Senado, sumando incentivos fiscales para la inserción laboral en el sector privado y apoyo al emprendedurismo travesti-trans. Nuestro anhelo es que todas las personas travestis y trans puedan desarrollar su propio proyecto de vida», agregó Estévez.