Nuevamente el cementerio local es noticia. Tras ser centro de numerosas protestas en los últimos cuatro años, este 2021 arrancó con retención de tareas y una radio abierta para denunciar las insuficientes medidas sanitarias establecidas por la gestión municipal en el marco de la pandemia y para exigir mejores condiciones laborales.

Este jueves, trabajadores y trabajadoras del cementerio se nuclearon desde las 9 de la mañana para reclamar que, a pesar de estar «poniéndole el cuerpo durante toda la pandemia», son «abandonados por el Municipio». 

En un comunicado, detallaron que «día a día reciben a los vecinos platenses en condiciones peligrosas y precarias» al faltar «elementos de limpieza y desinfección personales y para uso del público». Asimismo, tampoco cuentan con termómetros para controlar los ingresos al camposanto.

Emanuel De Matías, delegado de ATE en el lugar, detalló en diálogo con Contexto que hace cuatro días que se encuentran con retención de tareas «reclamando que se aplique el protocolo para el covid-19» porque trabajadores y trabajadoras de Administración, al igual que los sepultureros, «no estamos siendo abastecidos ni con barbijo, alcohol, elementos de desinfección ni artículos de higiene». 

«Entendemos que no solamente se está poniendo en peligro la vida de los trabajadores y trabajadoras, sino también de los vecinos platenses», destacó el delegado sindical.

Otro de los puntos del reclamo tiene que ver con las dilaciones para el nombramiento de personal y con la cuestión salarial, al no recibir quienes trabajan en Atención al público «aumento de sus bonificaciones».

«Tiene que haber bonificación por ser un ente del APR [Agencia Platense de Recaudación], por ser un ente recaudador», destacó De Matías. «Hace cuatro meses le ha sido pagado a los compañeros sepultureros. Pedimos que se extienda ese aumento a los compañeros y compañeras de Administración, que no han cobrado ese bono», concluyó.

Vale recordar que en los últimos años los trabajadores y trabajadoras del cementerio platense estuvieron en pie de lucha para lograr mejores condiciones laborales, conflicto que terminó con la intervención del Ministerio de Trabajo bonaerense.