Carolina Píparo y su hermano, Matías, se presentaron este martes a declarar ante la Justicia por los hechos ocurridos el 1° de enero a la madrugada, que tienen al esposo de la diputada, Juan Ignacio Buzali, imputado y detenido por intento de homicidio por atropellar a dos jóvenes que circulaban en moto. La dirigente de Juntos por el Cambio insistió en que se trató de un accidente. Mientras tanto, los abogados de las víctimas la denunciarán por falso testimonio.

Píparo y su hermano llegaron pasado el mediodía a brindar testimonio frente a la fiscal María Eugenia Di Lorenzo de la Unidad Fiscal N° 17, quien lleva la causa adelante. Tras declarar, la diputada y funcionaria detalló ante la prensa su testimonio, se refirió a «una emboscada» de motociclistas, dejó constancias de las llamadas al 911 y ratificó que se trató de un accidente.

«En esta provincia los únicos que salen de cacería son los delincuentes. Más allá de lo que opine de esta causa, mi marido es una persona incapaz de dañar a alguien y espero que la Justicia pueda resolver esto pronto», sostuvo ante la prensa.

En referencia a los hechos, señaló que «en todo momento nosotros nos sentimos en riesgo de vida. Quisimos escapar de ese riesgo y las personas que nos siguieron nunca depusieron esa actitud de violencia».

Consultada sobre si dejará sus puestos, tal como pidieron organizaciones y miembros de la oposición, la diputada y funcionaria fue contundente: «De ninguna manera»; e increpó al periodista que preguntó: «¿Vos te pedirías licencia si te ponen un arma en la cabeza?».

Asimismo, al ser consultada por qué a diecinueve días del hecho no llamó a las víctimas, Píparo alegó que «ellos dijeron públicamente que no querían mi llamado», y aseguró «estar a disposición de cualquier platense y cualquier bonaerense».

Previo a estas palabras, Martín de Vargas, abogado de uno de los jóvenes atropellados, explicó ante la prensa que en sus declaraciones Píparo «incurrió en muchas contradicciones que no coinciden con los elementos aportados a la causa». «Las cosas no son como ella las relata, y por eso, si la fiscal no lo hace de oficio, mañana vamos a radicar una denuncia por falso testimonio», ratificó el letrado.

Según detalló De Vargas, «la forma en la que describe la maniobra de las motos no coincide con los videos, e insiste en que es un accidente y que intentaron evitar una emboscada frente a sujetos peligrosos, aunque no vieron armas».

El abogado apuntó contra la legisladora provincial porque «en ningún momento se mostró arrepentida de lo que hizo». «Hubiera sido grato que se preocupara por el estado de las víctimas y les pidiera disculpas», sostuvo.