La periferia de la ciudad de La Plata vuelve a ser escenario de la falta de control ambiental por parte de la Municipalidad. En este caso, un grupo de familias de la localidad de Ignacio Correas denuncia la instalación de una antena telefónica en un terreno lindante a las viviendas y temen por el riesgo sanitario que puede representar. Tras acudir a varios organismos, corroboraron que el proyecto no cuenta con los estudios ambientales pertinentes y piden la intervención de la Comuna.

Desde hace cinco meses, este grupo de vecinos decidió radicarse de manera colectiva en un predio de ocho hectáreas ubicado en las calles 133 y 694. Fue el pasado 12 de enero cuando los residentes detectaron la puesta en marcha de la obra de instalación de una antena telefónica dentro de un terreno en la esquina de 696 y 133, donde hay una vivienda familiar.

«De donde estamos construyendo nuestras casas hasta la antena hay 30 metros. Tras varias averiguaciones, nos dirigimos a la Municipalidad, donde se nos labró un expediente que recién hoy pudimos ver. La obra no cuenta con estudio de impacto ambiental, no cuenta con el permiso de obra, no fue el ingeniero de la Comuna, pero la obra avanza igual», dijo Estefanía, una de las tantas vecinas autoconvocadas ante el problema, en diálogo con Contexto.

«Desde la Municipalidad nos dijeron que lo que pueden hacer es ‘ponerle una multa’ y, para una empresa como Telecom, una multa no sería un gran problema. Por otro lado, hay ordenanzas municipales donde dejan al libre albedrío de cada distrito el manejo de estas situaciones. En el caso de La Plata, no se dice nada sobre la cercanía de las viviendas», dijo la residente.

Según un comunicado difundido por la comunidad vecinal, «al día de la fecha se desconoce si la obra cuenta con el tramite realizado en la OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sustentable) de la provincia de Buenos Aires» y si cumple con todas las normativas «estipuladas en la ordenanza municipal N° 11.667, la cual establece los requisitos para la instalación de estructuras soporte de antenas de sistemas radioeléctricos».

Cabe destacar, además, que la región de Ignacio Correas, junto con el arroyo El Pescado, constituyen un área protegida con un ecosistema especial (arroyo de llanura, humedal, pastizal entre bañados y cañadas), amparados para su preservación por la Ley Provincial N° 12.247. La misma establece que se debe «conservar en el estado más natural posible el ambiente o muestras de sistemas ecológicos, lo que permitirá disponer en forma permanente de patrones de referencia respecto a ambientes modificados».

«Sabemos que estas antenas, aunque sean no ionizantes como nos quieren explicar, la OMS no asegura que a largo plazo no hagan daño. Yo tengo una hija de un año, al lado de la antena hay una casa lindante con una chica que tiene tres hijas. Nosotros no estamos en contra de la instalación de la antena y la conectividad del pueblo, lo que exigimos es que la obra se frene y se relocalice en otro predio», agregaron desde la agrupación de vecinos.

Mientras tanto, desde la gestión municipal aún no hay respuestas concretas sobre el rumbo a seguir. Control Urbano no ofreció una intervención en el predio donde se realiza la obra y los cimientos para la antena ya fueron concretados. Desde la comunidad vecinal no descartan llevar adelante una acción judicial para impedir el avance de la obra.