El primer año de la administración de Alberto Fernández cerró con una inflación del 36,1 %, según informó este jueves el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC). El dato, que fue anticipado durante un acto en Entre Ríos por el ministro de Economía, Martín Guzmán, ubicó al 2020 unos 17,7 puntos porcentuales por debajo del registro de 2019, cuando había alcanzado al 53,8 %. 

De acuerdo con el informe difundido por el organismo estadístico, en diciembre el Índice de Precios al Consumidor tuvo una variación del 4 %, con una mayor incidencia en todas las regiones de la suba del 4,4 % en la división de Alimentos y bebidas no alcohólicas.

Los rubros que mayores incrementos registraron, sin embargo, fueron Salud (5,2 %), Recreación y cultura (5,2 %) y Transporte (4,9 %). Por otro lado, Educación (0 %), Comunicación (0 %) y Bienes y servicios varios (1,7 %) fueron los que menos subieron. 

«La división Alimentos y bebidas no alcohólicas (4,4 %) fue la de mayor incidencia en el Nivel general para todas las regiones. Se destacaron especialmente las subas en Carnes y derivados, con una incidencia más elevada en las regiones donde tienen mayor ponderación, y Frutas», destacó el INDEC en el informe. 

Durante todo 2020, los rubros que más subas tuvieron fueron los de Prendas de vestir y calzado, que acumuló un 60 %; Recreación y cultura, con 48 % de aumento, y Alimentos y bebidas, con 42,1 %. 

En la actividad que encabezó junto al gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, y el ministro del Interior, Eduardo «Wado» De Pedro, Guzmán destacó la baja de casi 18 puntos respecto del último año de la Administración de Cambiemos, y afirmó que «lo que hemos planteado es un esquema macro integral en el que se busca que la inflación siga reduciéndose, aproximadamente alrededor de cinco puntos porcentuales por año, de una forma consistente». 

«Hay que ir a una velocidad que la economía pueda sostener, en función de lo que enfrentamos en términos fiscales, de cuáles son las necesidades de financiamiento y en función de lo que es toda esta gestión de coordinación de las expectativas», manifestó. 

En el mismo sentido, el titular de la cartera económica analizó que a la inflación «se la ataca con una estrategia macroeconómica integral que tiene múltiples dimensiones: la política cambiaria, la política fiscal y monetaria, la política tarifaria, también uno de los precios clave de la economía, y las políticas de precios e ingresos en los que el Estado tiene un rol fundamental en la gestión de la coordinación de expectativas».