A dos semanas de su aprobación, la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) fue promulgada por el gobierno nacional en un emotivo acto encabezado por Alberto Fernández que contó con la participación de funcionarias, militantes y organizaciones feministas. «Estamos haciendo una sociedad más igualitaria», aseguró el presidente.

«Es un paso inmenso, resultado de una lucha colectiva», dijo Alberto Fernández, acompañado por la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad Sexual, Elizabeth Gómez Alcorta; la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra; el ministro de Salud, Ginés González García, y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Según se detalló oficialmente, en nueve días la normativa entrará en vigor. Desde ese momento, mujeres y personas gestantes podrán acceder gratuitamente a la IVE en los centros públicos de salud; se caerán las causas judiciales abiertas por abortos clandestinos, que, según el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), son 1.532 expedientes en curso, y comenzará la distribución de misoprostol en todas las jurisdicciones. 

Tras firmar la promulgación de ley de IVE y la de Cuidado Integral del Embarazo y de la Primera Infancia, el presidente destacó haber cumplido su promesa de campaña. «Hoy es un día de felicidad para todos, porque lo que estamos haciendo es una sociedad un poco más igualitaria, un poco más justa», aseguró.

Fernández sostuvo que «las mujeres son las primeras víctimas de la desigualdad, y muchos hombres nos sentimos mal conviviendo con la desigualdad, no nos gusta».

Respecto de la denominada Ley de los 1.000 Días, el presidente aseguró que «si alguna vez alguna mujer tuvo el dilema de ser madre porque no sabía si podía hacer frente al costo que significa tener un hijo, ese dilema lo terminamos con la Ley de los 1000 Días: hoy saben que hay un Estado que le va a dar salud y garantías de ingresos para que ella y su hijo o hija puedan nacer y desarrollarse como corresponde».

«Estamos ampliando la capacidad de decidir, que no es poco. Es llamativo que en el siglo XXI tengamos que discutir estas cosas. Nadie puede sentirse en paz consigo mismo viviendo en una sociedad sin igualdad», manifestó el jefe de Estado.

En tanto, advirtió que «está claro que no terminó aquí la batalla por la igualdad. Eso se va a terminar cuando no haya discriminación de ingresos entre hombres y mujeres, cuando una mujer no corra el riesgo de perder un trabajo por estar embarazada», concluyó.

A su turno, Gómez Alcorta celebró la sanción y promulgación y destacó que «no habría sido posible llegar hasta acá sin un trabajo de transversalidad política. Se construyó la ley con referentes de todos los espacios políticos. Trabajamos de forma fraterna y con mucha confianza. La media sanción de 2018 fue un paso imprescindible para llegar a esto».

Asimismo, la ministra agradeció a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, presente en el lugar, entre ellas, Dora Barrancos, Nina Brugo y Nelly Minyersky. «Esta ley nos va a asegurar que ninguna mujer muera producto de un aborto clandestino, pero también un cambio cultural y subjetivo vinculado al cuerpo de las mujeres», destacó. 

«En un mundo y en un país que todavía guarda tantas desigualdades para las mujeres (la pobreza, la brecha salarial y la discriminación tienen más rostro femenino) esperamos dejarles a nuestras nuevas generaciones un país un poco más igualitario, porque las jóvenes que vemos en la calle peleando por sus derechos se van a encargar de seguir peleando por la justicia que nos merecemos las mujeres y las diversidades», celebró Ibarra.