El bloque del Frente de Todos en la Legislatura presentó un pedido de informe elevado al Ejecutivo, y por su intermedio a la Municipalidad de La Plata, para que la comuna «diga de manera urgente» quién ejercía el cargo de intendente durante la madrugada del 1º de enero. El pedido responde a que Darío Ganduglia, secretario de Seguridad de La Plata, era el reemplazante interino del intendente Julio Garro, ya que el Concejo Deliberante había aprobado su licencia estival.

Así lo confirmó el diputado Guillermo Escudero, quien apuntó a Ganduglia por haber socorrido a Píparo y su marido en la madrugada de Año Nuevo, sin haberles hecho el debido test de alcoholemia. Según declaraciones ante la Justicia de policías de la comisaría 1º, donde la pareja hizo la denuncia, ambos olían a alcohol y fueron al baño para vomitar.

La presencia de Píparo, Buzali y Ganduglia fue luego de que la pareja se detuviera en un control policial en Plaza Moreno, tras haber atropellado en el barrio La Loma a dos jóvenes que se transportaban en una moto y luego darse a la fuga. La legisladora y su marido confundieron a esos jóvenes con otros que, según ella relató, le habían robado el celular y la cartera antes, cuando dejó a su padre en su casa tras la cena de Año Nuevo.

Escudero afirmó que el Concejo Deliberante votó la licencia estival para que Garro eligiera cuándo tomarse los veinte días para su descanso dentro del periodo comprendido entre el 19 de diciembre y el 28 de febrero.

El diputado sostuvo que el funcionario que aparece en un video que registró una vecina frente a la Plaza Moreno «para ayudar a su colega en el gabinete municipal Carolina Píparo y su marido, luego de atropellar a dos jóvenes y evitar los test de alcoholemia, además de concejal en uso de licencia y secretario de Seguridad del municipio, es intendente interino».

Por este motivo, pidió que en el informe solicitado la Municipalidad explique quién era el funcionario a cargo el 1º de enero. «Presentamos un pedido de informes a la Municipalidad solicitando aclare quién era el intendente este 1º de enero y se especifique certeramente el periodo en que Ganduglia asumió o asumirá como intendente interino de nuestra ciudad», tuiteó Escudero.

Los interrogantes giran en torno al decreto municipal que no se difundió públicamente, donde quedaba constatado cuál era el periodo en el que Ganduglia tomaba licencia en su cargo para reemplazar temporariamente a Garro.

La declaración de Píparo

En su declaración de este miércoles ante la fiscal de la causa, María Eugenia Di Lorenzo, Píparo negó haber tenido conversaciones telefónicas con Ganduglia antes de encontrarse con él. También negó que Buzali hubiera consumido alcohol, según el testimonio que difundió Télam.

El abogado de uno de los jóvenes atropellados, Martín De Vargas, pidió que la fiscal intervenga los celulares de Píparo, Buzali y Ganduglia para establecer si hubo una comunicación entre ellos para encubrir a la diputada. Aunque por el momento no hubo una respuesta de Di Lorenzo, el abogado va a insistir con el pedido.

Píparo y Buzali fueron favorecidos por la Justicia. Por un lado, la jueza de Garantías de La Plata, Marcela Garmendia, rechazó el planteo de recusación que había presentado De Vargas contra ella, ya que el hijo de la jueza, Juan Manuel Martínez Garmendia, integra el Gabinete municipal junto con Píparo.

Por otro, la fiscal Di Lorenzo dividió la causa en dos investigaciones. Una, por el robo que denunció Píparo, y otra por el posterior choque. Cuando Píparo declaró el miércoles, Di Lorenzo le negó la presencia al abogado De Vargas, pese a que él lo había requerido, por considerar que las preguntas serían solo sobre el robo, donde no participó su representado. Sin embargo, en su declaración, Píparo sí habló sobre el choque ante las preguntas de la fiscal, y también sobre el recorrido que hicieron con su marido hasta llegar a la Plaza Moreno, donde los esperaba el intendente interino Ganduglia.

Vale recordar que Buzali persiguió y chocó a los dos jóvenes que viajaban en moto y luego arrastró este vehículo, según consta en el video de una cámara de seguridad de una cancha de fútbol y, a la vez, según testigos. Ante esto, los abogados de los jóvenes pidieron a la fiscalía que la causa sea caratulada como «doble homicidio en grado de tentativa».