Luego de la advertencia del lunes por la posibilidad de volver a aplicar estrictas restricciones a la circulación, el presidente Alberto Fernández encabezó un encuentro con los gobernadores de las distintas provincias para analizar la situación sanitaria y propuso que cada jurisdicción evalúe la aplicación del denominado «toque de queda sanitario» entre las 23 y las 6. 

La pronunciada suba de casos registrada en las últimas semanas encendió las alarmas de las autoridades, que por ahora descartaron la aplicación de medidas más duras para no afectar la economía y, fundamentalmente, el turismo en la temporada que recién comienza. 

El horario establecido en la propuesta del presidente será el margen que tendrán los gobernadores para analizar en cada caso lo que consideren conveniente de acuerdo con la situación en que se encuentre cada jurisdicción. En ese marco, desde el gobierno trascendió que la medida fue bien recibida por los mandatarios provinciales, que coordinarán la aplicación con Jefatura de Gabinete y la cartera de Salud. 

Recientemente, el ministerio que conduce Ginés González García informó que el rebrote detectado en las últimas semanas encuentra en los jóvenes el mayor porcentaje de transmisión del virus, y la población entre 20 y 39 años representa el 43,3 % de los casos confirmados. El cierre de la circulación nocturna y el incremento de los controles propuestos, que también se barajaron en las últimas horas para la provincia de Buenos Aires, está relacionado con esos datos. 

Además, el presidente recomendó incrementar los controles a los visitantes de distintas provincias, sobre todo los provenientes de jurisdicciones con mayores niveles de contagios, y volver a limitar el uso del transporte público. 

El mandatario argentino estuvo acompañado durante el encuentro por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el ministro del Interior, Eduardo De Pedro, y la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti. 

La reciente suba de casos positivos de covid-19 acompaña el plan de vacunación que comenzó la semana pasada en todo el país para el personal de salud con mayor exposición al virus, que, según informó la cartera sanitaria, ya alcanzó a 39.599 personas de 150.000 dosis que fueron distribuidas en la primera etapa del plan. 

De las casi 40.000 dosis aplicadas de la Sputnik V, se detectaron unas 1.088 reacciones adversas, de las cuales el 97,7 % fueron leves. 

Además, el Ministerio comenzó este miércoles la distribución de la segunda tanda de vacunas que completarán la aplicación de las primeras 300.000 dosis llegadas desde Rusia. Se estima que hacia el final de esta semana concluirá el operativo de distribución y la vacuna estará disponible en todas las jurisdicciones.