Sigue su curso con novedades la investigación en torno al episodio que protagonizaron la diputada bonaerense de Juntos por el Cambio Carolina Píparo y su marido, Juan Ignacio Buzali, quienes se dieron a la fuga luego de haber atropellado en La Plata a dos jóvenes que se dirigían en la madrugada del 1º de enero a ver la quema de un muñeco de Año Nuevo. A su vez, otro eje de la investigación es el posible encubrimiento que hizo el secretario de Seguridad, Darío Ganduglia, que no ordenó hacerle a Buzali el debido control de alcoholemia cuando correspondía. A la pareja de la legisladora macrista se le hizo este test recién a mediodía, con el menor grado de alcohol en sangre que esa demora significó.

La fiscal del caso, María Eugenia Lorenzo –titular de la UFI N° 17 de La Plata–, se encuentra recabando pruebas testimoniales y analizando imágenes de cámaras de seguridad que entregó la Municipalidad para establecer si el esposo de la legisladora debe ser imputado en la causa. Lorenzo solicitó pericias a la Policía Científica tanto del auto Fiat 500 L en el que viajaban Buzali y Píparo como de la moto Honda XR250 en la que circulaban Luis Lavalle (23) y el adolescente de 17 años al momento de ser atropellados. También ordenó pericias científicas, fotográficas y mecánicas para identificar cómo fue el accidente. 

Las filmaciones de las cámaras de la Municipalidad habían generado desconfianzas en un primer momento porque no habían registrado los dos hechos claves de aquella madrugada: el asalto y el posterior choque.

La participación del Municipio en la madrugada del 1º de enero también abarca otro aspecto de la investigación. Es que, antes del atropello, la diputada y su pareja se dirigieron a la comisaría 1ª para denunciar el robo a la legisladora por parte de ladrones en moto, en la puerta de la casa del padre de Píparo, algo que fue comprobado por las denuncias de testigos al 911. Luego, según testimonios bajo juramento de policías de esa comisaría, Píparo y Buzali pidieron ir al baño en aquel lugar más de una vez, donde vomitaron, y, además, ambos tenían un fuerte olor a alcohol.

Esto compromete a los dos y también al Municipio, ya que el secretario Ganduglia no les hizo el test de alcoholemia en la Plaza Moreno, donde se los pudo ver juntos esa misma madrugada luego del choque, en el video de una vecina que los registró con el auto detenido sobre la calle 12. «La presencia del secretario de Seguridad de la Municipalidad fue para encubrir los delitos cometidos por Buzali», advirtió el abogado de Luis Lavalle, Martín De Vargas.

El letrado sostuvo que «cada día se reafirma la hipótesis de que fue homicidio en grado de tentativa», e insistió en que Buzali y Píparo confundieron a Lavalle y al adolescente que lo acompañaba en la moto «con chorros y los embistieron por eso», dijo hoy en declaraciones a los medios.

El abogado acompañó esta mañana a Lavalle a realizarse los estudios médicos que serán claves para el avance de la causa, ya que la gravedad de las lesiones serán tema de las investigaciones para determinar la imputabilidad de Buzali. De Vargas indicó que el joven presenta dolores medulares intensos y pérdida de movilidad del cuello.

Además, el lunes el abogado del joven pidió la detención de Buzali, porque, según los letrados, podría entorpecer la causa. Se basaron en el apoyo que recibió la pareja de parte del secretario de Seguridad de La Plata, Darío Ganduglia, quien los asistió en la madrugada de Año Nuevo para evitar el control de alcoholemia. Sobre la Municipalidad pesa también la falta de datos claves en los videos que entregó en un primer momento a la Justicia, ya que en las imágenes se puede ver la persecución pero no el choque. Tampoco se observa cómo el auto arrastró a la moto trescientos metros, según informaron vecinos. 

Pedidos de renuncia a Píparo

En los últimos dos días se acumularon los pedidos para que Píparo renuncie a sus cargos públicos, desde la Legislatura y desde el Concejo Deliberante. En ambos casos, por haber abandonado junto a su marido a las víctimas en la calle con heridas graves. Primero lo hizo el bloque de concejales del Frente de Todos, quienes reclamaron que deje su función de secretaria de Asistencia a la Víctima de la Municipalidad de La Plata. «Se encuentra fuera de toda controversia que la legisladora transitaba en el auto junto a su pareja cuando atropellaron e hirieron a dos jóvenes en moto y luego se fugaron del lugar sin prestar el mínimo auxilio a las víctimas», remarcaron en un comunicado.

Por su parte, desde el bloque de diputados bonaerenses del Frente de Todos, Florencia Saintout y Guillermo Escudero también cuestionaron en duros términos a Píparo. Saintout reclamó que no haya «privilegios» ni «impunidad», en alusión a la presencia de Ganduglia junto con Píparo y Buzali luego del accidente para entorpecer la investigación. Mientras que Escudero reclamó la renuncia a su banca de legisladora de Juntos por el Cambio.