Alberto Fernández encabezó este lunes la firma de distintos convenios con el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat para la construcción de 3.050 viviendas en Quilmes, Avellaneda, Berazategui y Florencio Varela. 

El acto, del que también participaron el ministro del área, Jorge Ferraresi, el gobernador Axel Kicillof y los intendentes Mayra Mendoza, Alejo Chornobroff, Juan José Mussi y Andrés Waltson, de las respectivas ciudades, se enmarca en el programa Casa Propia – Construir Futuro, que busca reducir el déficit habitacional argentino y garantizar el acceso a la vivienda. 

«Nosotros creemos que allí donde la sociedad no puede generar las condiciones de igualdad, tiene que estar presente el Estado. El mérito solo sirve si les damos a todos y a todas las condiciones mínimas de igualdad, que en este caso es una casa y un barrio habitable», sostuvo el mandatario durante el encuentro que se realizó en la residencia de Olivos. 

Fernández, que la semana pasada estuvo en Tierra del Fuego para anunciar la puesta en marcha del plan de viviendas, sostuvo que «estamos cumpliendo con nuestra ética, que tiene que ver con no permitir más la desigualdad, con querer progreso para todos y todas, pero por sobre todo, con entender que la política sirve y servirá justamente para brindarle a todos las mismas condiciones para poder crecer». 

Asimismo, destacó: «No quiero más una Argentina dividida entre los que tienen y los que no tienen, sino una Argentina donde todos puedan desarrollarse y el Estado garantice que ocurra». 

Además, mencionó el caso del Barrio Azul, dividido entre los municipios de Avellaneda y Quilmes, que en mayo debió ser aislado por el fuerte aumento de casos de covid-19 en el lugar. En ese marco, el presidente contó que le pidió a Jorge Ferraresi, actual ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat y ex intendente de Avellaneda, que haga el mismo trabajo que hizo en su ciudad pero del lado de Quilmes. «Que nadie sienta que su vida es distinta porque hay una calle que divide las jurisdicciones», dijo Fernández. 

Ferraresi, por su parte, analizó que el eje de la propuesta es que «la vivienda deje de ser un recupero financiero y sea una inversión social que tiene que ver con un derecho, que a su vez tiene una potencialidad de dinamizar la generación de puestos de trabajo», y destacó que para marzo buscarán poner en marcha la construcción de 60.000 casas en distintos municipios del país. 

La fórmula Hog.Ar

Por otro lado, además de la firma de los convenios para las viviendas del plan Casa Propia – Construir Futuro, el ministerio que conduce el ex intendente de Avellaneda reglamentó este lunes la nueva fórmula de cálculo para las cuotas de los créditos ProCreAr, creado por Cristina Fernández de Kirchner en 2012 para la construcción de la vivienda única familiar. 

El nuevo cálculo está fundamentalmente basado en el Coeficiente de Variación Salarial (CVS) que releva el INDEC, y busca dejar atrás la política de indexación impulsada durante el macrismo a través de las Unidades de Valor Adquisitivo (UVA). 

Según la resolución que se conoció este lunes, el ProCreAr «se hizo en un marco de una política de crecimiento con inclusión social, con el objeto de facilitar el acceso a la vivienda a toda la población, propendiendo a su vez la creación de empleo y al mejoramiento de las condiciones de vida de la población». 

Sin embargo, sostiene que a partir de posteriores modificaciones «se definieron nuevas modalidades que distorsionaron su sentido original, destinándose recursos a nuevas líneas de crédito dirigidas a subsidiar una parte del capital necesario para la compra de unidades habitacionales ya construidas, lo que llevó a una drástica disminución de los puestos de trabajo generados en el sector de la construcción». 

La fórmula, según explicaron desde el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, se calculará de acuerdo con la variación del CVS entre el último día del quinto mes anterior al que corresponda el ajuste y el último día del cuarto mes anterior al cual corresponda el ajuste. 

Además «no podrá superar en más del 2 % al ajuste de capital que hubiese resultado de aplicar el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) desde el último día del mes que corresponde al pago de la primera cuota». 

Lo que busca la nueva norma es, fundamentalmente, que las cuotas abandonen la variación determinada por la inflación y lo hagan de acuerdo a los aumentos salariales. El denominado Coeficiente Hog.Ar será calculado e informado mensualmente por el propio ministerio que conduce Ferraresi.