Llegó uno de los días más esperados por el gobierno nacional desde que la covid-19 ingresó al país: la llegada de la vacuna. Este miércoles, la Sputnik V, de origen ruso, fue aprobada por el Ministerio de Salud y ya un avión viaja a Argentina con las primeras 300.000 dosis.

En horas del mediodía, con la Resolución 2.784, que lleva la firma del ministro Ginés González García, se indicó que «se han expuesto los avances relativos al desarrollo de la vacuna Sputnik V y que ésta ha prestado su aval correspondiente». En el mismo documento, la Dirección Nacional de Control de Enfermedades No Transmisibles, tras la elaboración de un informe técnico, concluyó «que es recomendable proseguir con la solicitud de autorización de emergencia de la misma».

Tras esta noticia, todas las cámaras apuntaron a Rusia, donde por la madrugada un avión de Aerolíneas Argentinas había aterrizado. Allí se encontraba una comitiva argentina, con cuatro científicas de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), la asesora presidencial Cecilia Nicolini y la viceministra de Salud, Carla Vizotti.

Desde el lunes, las funcionarias habían comenzado una serie de reuniones maratónicas para ultimar los detalles de la llegada de la Sputnik V a Argentina. Visitaron el Centro Nacional Gamaleya, donde se desarrolla la vacuna, y el laboratorio Generium, que forma parte del proceso productivo. Asimismo, se reunieron con autoridades del Fondo de Inversión Directo de Rusia. Los resultados de estos encuentros habían sido adelantados por funcionarios nacionales: las primeras dosis llegarían este fin de semana.

Este martes, finalmente se dio el arribo del Airbus 330-200 a Moscú y el Ministerio de Salud ordenó la aprobación de la Sputnik V que llegará el sábado al país. Antes de partir, Vizotti aseguró que ahora se preparan para «iniciar el próximo desafío que es implementar la vacunación más importante de la Argentina».

«Es un esfuerzo inmenso de muchísimas personas, de todo el Ministerio de Salud, de la ANMAT, de las provincias, que están esperando la vacuna para poder iniciar el próximo desafío, que es implementar la vacunación más importante de la Argentina», afirmó Vizzotti en declaraciones a Radio con Vos.

«Vamos a ser el primer país fuera de Rusia que esté vacunado con la Sputnik V y es el primer embarque internacional de esta magnitud que está realizando este país», dijo, y añadió que «son cincuenta países los que están trabajando con Gamaleya».

Vizzotti manifestó que «estamos convencidos de que la mayoría de los argentinos están muy expectantes por esta vacuna», pero advirtió: «Lo que realmente nos preocupa es que alguien decida no vacunarse por escuchar información que es falsa. Por eso vamos a aclarar todo lo que sea necesario».

Mientras se espera el arribo de la vacuna, el presidente Alberto Fernández se reunió esta tarde con el comité de vacunación, que tiene como misión diseñar la distribución de las 300.000 dosis.

Además de los expertos en la materia, participaron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; los ministros de Salud, Ginés González García; de Defensa, Agustín Rossi; de Interior, Eduardo de Pedro, y de Seguridad, Sabina Frederic.

Según adelantó González García «camiones refrigerados esperarán las vacunas y las llevarán a otros depósitos con todas las condiciones de temperatura. Ahí empieza otro trabajo: dividir las dosis que llegan en la cantidad de vacunas necesarias y asignadas para cada provincia».

Las primeras dosis la recibirá el personal sanitario, por lo que todas las provincias recibirán la vacuna según la cantidad de trabajadores de salud que tienen. «Las provincias empezarán por el más prioritario: los que trabajan en terapia intensiva, en guardias, en ambulancias […] serán los que pueden estar en contacto con el virus. Son a ellos a quienes tenemos que proteger primero. Tenemos que cuidarlos para que nos cuiden a nosotros», dijo.