El presidente Alberto Fernández anunció este mediodía que se prorrogará el distanciamiento social preventivo y obligatorio (DISPO) en todo el país hasta el 31 de enero del año próximo. A su vez, solicitó a toda la sociedad extremar las medidas de cuidado en el marco de las fiestas de fin de año.

«Vamos a seguir con el distanciamiento social hasta el 31 de enero. En el medio, está el movimiento de las fiestas y las vacaciones. Por favor, no olvidemos que el problema no pasó», afirmó el mandatario, y agregó que hoy se publicará el DNU. «Tenemos ahora que seguir sobrellevando esto que todavía no ha terminado porque, aunque los casos bajan, nadie sabe dónde el problema puede volver a repuntar», advirtió. Y agregó: «Debemos seguir preparándonos y seguir conviviendo con todos los cuidados que tuvimos cuando la pandemia asomó por primera vez».

Fue durante un acto de reconocimiento a trabajadoras y trabajadores sociocomunitarios en el partido bonaerense de Moreno, a quienes destacó por haber cumplido un rol clave frente a la pandemia en comedores, merenderos, jardines comunitarios y postas sanitarias de todo el país. El presidente estuvo acompañado por el titular de la cartera de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, y la intendenta local, Mariel Fernández, además del subsecretario de Políticas de Formación e Integración del Ministerio de Desarrollo Social, Daniel Menéndez, y referentes nacionales de los movimientos sociales.

Fernández resaltó los cuidados y las medidas aplicadas para enfrentar la pandemia y reforzó el pedido para evitar el relajamiento, ante el aumento de los casos registrados en el AMBA que encendieron las alarmas. «Todos los cuidados que tuvimos los tenemos que profundizar ahora, porque en este momento, donde sentimos que los casos han bajado, nos relajamos y tenemos muchas ganas en las fiestas de acercarnos, de compartir una copa con la familia, una mesa», explicó. 

En otro tramo, el jefe de Estado dijo que pronto estarán llegando las primeras dosis de la vacuna rusa Sputnik V. «En breve empezaremos a vacunar a los trabajadores esenciales, que son los que están más expuestos y los que más lo necesitan, con los que trabajan en la salud y las fuerzas de seguridad», indicó.

Además, Fernández evitó entrar en las discusiones que se desataron en los últimos días tras las declaraciones del presidente Vladimir Putin, quien dijo que la vacuna no era apta para personas mayores de sesenta años. «La vacuna estará llegando, los laboratorios se pelean entre ellos, pero allá ellos», agregó.

La semana pasada, Fernández anunció junto con el ministro Ginés González García la firma de un acuerdo con Rusia para la llegada antes de fin de año de 600.000 dosis para vacunar a 300.000 personas.

Esta última información la ratificó la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, quien encabeza la comitiva que viajó a Moscú para ultimar los detalles. Según confirmó, el contrato contempla esas 600 mil dosis. Y agregó que el país debe recibir «componentes para 10 millones de personas entre diciembre, enero y febrero». Asimismo, remarcó que «hasta ahora tenemos la posibilidad de contar con dosis para vacunar entre 20 y 25 millones de personas entre enero y junio de 2021».

Pago de un bono para trabajadores comunitarios

Durante el acto, Fernández también anunció el pago de un bono de 5.000 pesos para trabajadores comunitarios por su tarea durante la pandemia. Entre lágrimas, les agradeció lo que hicieron en los últimos meses para sostener a las familias más humildes.

«La verdad que lo que más ponen en evidencia es la mayor solidaridad y el mayor compromiso que tiene la gente humilde con sus vecinos y hermanos. Eso es lo que más valoro y más me impresiona. Esa es la mejor Argentina, la desprendida para darle al que tiene menos», destacó. Y subrayó «la organización y la solidaridad» de los trabajadores sociales.

«Ustedes hicieron una epopeya. Se salvaron muchas vidas en la Argentina por el compromiso y la responsabilidad de ustedes. Este bono es el mínimo reconocimiento que ustedes merecen», concluyó.