Este jueves, la Banca de la Mujer y las comisiones de Justicia y Salud consiguieron un dictamen de mayoría para el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) que se tratará el martes 29 de diciembre en un sesión maratónica que aún tiene un final ajustado y que el Ejecutivo espera poder destrabar para consagrar la media sanción de Diputados, finalmente, en ley.

Más allá de las propuestas de cambios y de las objeciones puestas por senadores contrarios al proyecto, el IVE reunió veintidós firmas en las tres comisiones, un dictamen de mayoría que dejó algunas claves para entender lo que sucederá el 29. En la Banca de la Mujer, cabecera del plenario de comisiones, la paridad fue total: consiguió catorce firmas de las veintiocho posibles. Sin embargo, en las otras dos comisiones la balanza se torció a favor del proyecto: en Justicia, nueve de diecisiete integrantes firmaron el dictamen, mientras que en Salud, diez sobre diecisiete fueron los que dieron el visto bueno, es decir un 53 por ciento y un 59 por ciento a favor, respectivamente. Vale recordar que hay legisladores y legisladoras que integran más de una comisión del plenario.

Este saldo positivo que consiguió el dictamen también dejó dos nuevos posicionamientos. La rionegrina Silvina García Larraburu, que en 2018 votó en contra de la iniciativa con fuertes críticas, esta vez firmó el dictamen, por lo que se espera que en el recinto vote a favor del proyecto. De perfil bajo, la senadora peronista ya había adelantado la posibilidad de cambiar su posición de hace dos años cuando la semana pasada afirmó que se trataba de un proyecto «totalmente distinto, en una situación distinta» con un «gobierno que apoya y apuntala la salud de una manera categórica». De esta manera, Río Negro se encamina a ser la única provincia que votará de manera unánime a favor del proyecto.

Quien no se había pronunciado y acompañó el dictamen fue el entrerriano Edgardo Kueider, que firmó pero marcó su disidencia parcial, alineado con el senador Alejandro Weretilneck. Vale recordar que el rionegrino el día de ayer planteó objeciones al proyecto que llegó al recinto y adelantó que el 29 pedirá cambios, en relación con la objeción de conciencia y la posibilidad de que más allá de la semana catorce se puedan seguir practicando abortos, según establece hoy el protocolo ILE que rige desde 1921. En caso de que esta postura consiga adhesiones, el proyecto podría retroceder a la Cámara de Diputados para que se acompañen los cambios. Sin embargo, desde el Ejecutivo confían en que estas disidencias puedan ser saldadas y el proyecto siga su camino.

Otra de las pistas que dejó el dictamen fue el no acompañamiento de la entrerriana Stela Olallá, una de las incógnitas que quedaban a la fecha. La senadora radical había manifestado anteriormente que antes de posicionarse tenía que analizar la letra chica del proyecto. Como integrante de la Banca de la Mujer, finalmente, con dictamen en mano, decidió no acompañar, por lo que se espera que vote en contra o se abstenga.

La única incógnita que queda es la de la neuquina Lucila Crexell, quien se abstuvo en 2018. La senadora del Movimiento Popular Neuquino puso en duda su posición de 2018 y aseguró estar a favor de la despenalización, pero no de la legalización. Asimismo, reconoció que se trata de un proyecto de salud pública. Sin embargo, al día de la fecha no confirmó qué hará el 29.

Así las cosas, el escenario sigue siendo incierto. En caso de que todos mantengan la posturas que han manifestado hasta ahora y que Ollala vote en contra y Crexell se abstenga, hay una absoluta paridad: 35 votos a favor, 35 en contra y 1 abstención. En este marco, jugará un rol clave la vicepresidenta y titular del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, que podría darle un triunfo al gobierno con su voto a favor. 

Más allá de esta posibilidad, el Ejecutivo está convencido de que con su impulso político la iniciativa se convertirá en ley. En ese sentido, no se descarta que algún legislador del Frente de Todos se ausente y reste un voto a los «celestes» o cambie su postura y se pronuncie a favor a último momento.

Uno de ellos podría ser Sergio «El Oso» Leavy, quien recientemente mantuvo una reunión con el presidente. El referente del Partido para la Victoria y uno de los armadores del Frente de Todos en Salta se mostró en una oportunidad con el pañuelo verde de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, pero en 2018, siendo diputado, votó en contra del proyecto.