El impacto de la pandemia en el mercado de trabajo continuó presionando durante el tercer trimestre del año en el que la desocupación alcanzó a 1,4 millones de personas en los 31 aglomerados urbanos relevados por el INDEC, cifra similar a la registrada durante el segundo semestre de este año y 2 puntos porcentuales por encima del mismo período del año pasado. 

La mejora del indicador que releva la cantidad de personas que no trabajan pero buscan hacerlo se debió principalmente a la mayor cantidad de personas incluidas dentro de la población económicamente activa, que pasó de representar el 38,4 % de la población total en el segundo trimestre al 42,3 % entre julio y septiembre, principalmente por la relajación en las restricciones a la circulación. Mientras en la medición anterior esa medida había registrado a unos 11 millones de personas, en el tercer trimestre fueron 12 millones. 

Por el mismo motivo, la tasa de empleo (que mide la proporción de personas ocupadas con respecto a la población total) subió 4 puntos porcentuales, pero se ubicó 5,2 % por debajo del mismo período de 2019. Las personas ocupadas son aquellas que tienen al menos una ocupación (trabajaron al menos una hora), y entre julio y septiembre fueron 10,7 millones contra los 9,5 millones registrados en los tres meses anteriores. 

En este grupo, los que más crecieron en proporción fueron los no asalariados (2,2 millones en el segundo trimestre y 3 millones en el tercero), mientras que los asalariados pasaron de 7,2 millones a 7,6 millones. Al mismo tiempo, dentro de los asalariados, aumentaron los que no registran descuento jubilatorio (200.000 personas más), mientras que los que no tuvieron descuento jubilatorio fueron 200.000 menos. 

«A pesar de la flexibilización de las restricciones sobre las actividades y la circulación de las personas, en el tercer trimestre del año, la pandemia por la COVID-19 continuó impactando sobre la dinámica del mercado de trabajo», indicó el informe que publicó este jueves el INDEC. 

Otro dato que el organismo comenzó a publicar fue la cantidad de personas que se ausentaron de sus trabajos producto de la pandemia, que en el tercer trimestre del año alcanzó al 10,4 % de los ocupados, casi 11 puntos menos que durante los meses de mayores controles. En menor medida (0,2 %) se redujo también la cantidad de personas que trabajaron desde sus viviendas. 

En la ciudad de La Plata, la dinámica del empleo fue similar: se redujo el porcentaje de desocupados (de 9,5 % a 7 %), pero respondió a los mismos factores que en la nación. En esa línea, la tasa de actividad creció del 39,1 al 42,8 % y subieron también los ocupados demandantes de empleo (2,2 %) y los subocupados (3,3 %).