La concejal del Frente de Todos Yanina Lamberti presentó un proyecto de ordenanza en el Concejo Deliberante para que el Municipio otorgue un subsidio especial no reembolsable destinado a los jardines maternales y los Centros de atención y desarrollo infantil (CADI) de La Plata. En particular, aquellos que no perciben subvención regular, mientras se encuentre vigente el estado de emergencia sanitaria.

Los jardines maternales y los CADI se vieron severamente afectados a lo largo del año, ya que no pudieron abrir. Para peor, muchas familias retiraron a sus hijos porque no podían seguir pagando las cuotas por el impacto de la pandemia en los bolsillos y, también, porque no es una instancia educativa obligatoria hasta los tres años, como ocurre con los alumnos que van a sala de cuatro años del nivel inicial en adelante.

«Estas actividades cumplen un rol importante en un ‘mundo normal’, son parte de la vida cotidiana de muchos platenses. Como no son obligatorios, porque funcionan hasta los tres años y no abrieron durante la pandemia, los padres y madres no pagaron más la cuota y retiraron a sus hijos. Entonces estos jardines dejaron de recibir las cuotas pero tienen personal a cargo, pago de impuestos, cargas sociales, y todo esto sin ingresos. Algunos han tenido que cerrar», afirmó Lamberti en diálogo con Contexto.

En La Plata hay doce jardines maternales reconocidos por la Dirección de Educación de Gestión Privada (DIEGEP), que dependen de la provincia en cuanto a lo administrativo y pedagógico. A su vez, existen más de sesenta CADI bajo gestión administrativa de la Municipalidad. «Ambos están en una situación complicada que amerita la intervención del Estado para brindar un rescate económico que facilite la vuelta a actividades ni bien sean autorizadas», justificó el proyecto de la concejal elegida en las elecciones de 2019.

En otras zonas del país se aplicaron este tipo de iniciativas para socorrer a los jardines maternales. Por caso, en Córdoba, el gobierno provincial dispuso una ayuda económica –un aporte no reintegrable de entre 25.000 y 40.000 pesos– dirigida a titulares de unidades económicas con domicilio fiscal en la provincia, cuyas actividades estén incluidas dentro de las guarderías y jardines maternales, transporte escolar, servicio de transporte automotor turístico de pasajeros y transporte especial.

En cuanto a lo presupuestario, Lamberti señaló que podría financiarse con partidas previstas del Presupuesto 2020 correspondientes a la Secretaría de Producción. «En el Presupuesto que votamos para el año 2020, la Secretaría de Producción tuvo una suba muy importante de dinero, de más de 270 millones de pesos, que eran justamente para apuntalar la actividad de las pymes y comercios», indicó.

En La Plata han habido reiterados reclamos en los últimos meses por parte de trabajadores y trabajadoras de jardines maternales y CADI para que se tomen medidas que les permitan continuar con sus puestos de trabajo. 

Por otro lado, el proyecto ingresó esta semana a las comisiones de Hacienda y Legislación del Concejo Deliberante.

«Entendiendo que existe una situación excepcional que devino con la pandemia, que los jardines maternales cumplen una función primordial en el desarrollo temprano de niños y niñas y una función social para la organización familiar, además de ser fuente de ingreso para cientos de familias, es que se solicita se evalúe la aprobación del presente proyecto de ordenanza», concluyó el proyecto.