El INDEC difundió este lunes el primer informe que analiza el impacto de la pandemia en un relevamiento realizado entre agosto y octubre que compara la situación de las familias del Gran Buenos Aires respecto de los meses anteriores a la covid-19. 

Según la encuesta, casi la mitad de los hogares consultados tuvieron una caída en el monto total de sus ingresos, situación que se profundiza en los hogares con jefes y jefas de hogar con menores niveles de instrucción, donde el 57,1 por ciento de los encuestados manifestó haber disminuido sus ingresos. Algo similar sucedió en hogares con al menos un niño, niña o adolescente, donde el porcentaje representa al 57,3 por ciento de las familias.

La situación laboral también se vio agravada por la pandemia y, según el informe, el 40,3 por ciento de los hogares registró problemas de empleo de al menos alguno de sus integrantes, ya sea por despido, suspensión o reducción de haberes.

También fue importante la cifra de hogares que manifestaron haber reducido el consumo de al menos un alimento (carne vacuna, verduras frescas, otras carnes o leche), alcanzando al 33,8 por ciento de los casos.

Frente a ese panorama, el organismo estadístico relevó también las estrategias utilizadas por las familias para paliar la situación. Entre ellas, el informe destaca que el 45,8 por ciento de los hogares redujo el consumo de productos no alimentarios; de los hogares consultados, el 28,6 por ciento dejó de pagar o tuvo problemas para cubrir los pagos de servicios de la vivienda; y el 11 por ciento solicitó un préstamo. 

En esa línea, el INDEC también precisó los alcances que tuvieron las medidas adoptadas por el gobierno nacional en el marco de la emergencia sanitaria (IFE, ATP, bonos), que llegaron al 48 por ciento de los hogares relevados. 

«El 26,8 por ciento de los hogares tenía algún miembro que, además de recibir alguna prestación del sistema de protección social vigente, accedió a alguna de las prestaciones específicas correspondientes a las políticas implementadas a raíz de la pandemia», destaca la encuesta. Contrariamente, de las familias que no recibían algún tipo de asistencia económica estatal, un 21,2 por ciento fue alcanzada por las medidas adoptadas por el Estado desde marzo. 

«El 65,5 por ciento de los hogares encuestados debió incrementar el tiempo dedicado a tareas domésticas. Aquellos hogares con presencia de menores los hicieron en mayor proporción (72,5 por ciento)», señaló también el organismo que conduce Marco Lavagna, y en este último aspecto destaca que «en el 64,1 por ciento de los hogares que aumentaron la dedicación, las tareas del hogar fueron realizadas por las mujeres de manera exclusiva o con mayor dedicación».